Un péndulo, un cuervo y Anabel Lee

annabel lee

Una de las ventajas de que cuando yo era pequeño hubiera sólo dos canales de TV (y no es que me parezca mal que haya muchos, que conste), es que nos veíamos absolutamente todo lo que echaban. Y digo ventaja porque vimos clásicos del cine de todos los géneros que si hubiera sido ahora, hubieran sido carne de mando. Entre otras cosas, estoy seguro de que la primera vez que me relacione con el señor Edgard fue viendo El Péndulo de la Muerte. Me acuerdo de haberla visto sólo, de haber pasado miedo y de Vincent Price. Y no, no voy a contar que a partir de ahí empecé a leer a Poe. Fue más tarde, a raiz de oirle unos versos a mi amigo Santiago:

Y luego quedaba fenomenal decir que leias a Poe (además dicho así, solo Poe, como si fueras íntimo), aunque no fue hasta mucho más tarde cuando de verdad te interesaba su obra y la leías con un mínimo de conocimiento e interés. No fue hasta que leí El Cuervo” y disfrute de verdad (gracias por recordármelo, Land)

Asi que va por tí, Edgard.

Categorías:Canciones, Cine en Sala 66, Erase una vez, Música en Cosecha FMEtiquetas: , , , , , ,

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s