¿Con cuantos asesinos nos cruzamos por la calle?

 

forever

No queremos pensar. El mundo no es ese lugar seguro que nos enseñaron. Pippi Calzaslargas ya no tiene coletas y probablemente haya cambiado sus calzas por medias de rejilla negras y a su caballo por un 4×4 plateado de origen coreano. Ese tipo de la esquina puede estar tomándose el café de después de pegar a su mujer y aquel otro que le acaba de pedir fuego busca niños desnudos en internet mientras su mujer se la pega con el carnicero.

La rubia que ha doblado la esquina viene del gimnasio y va al hotel porque hoy si le da tiempo a burlar la vigilancia horaria de su marido para acostarse con el que realmente ella cree que la desea, aunque en realidad hoy va a escuchar que no pueden verse más porque prefiere no perder más clases de padel, aunque sea la compradora compulsiva de bolsos de Chanel que tiene como esposa la que ponga como excusa. La chica de los zapatos rojos sabe que hoy necesita dinero para sus pastillas, o si no el espejo le devolverá esa imagen que no puede aguantar un día más.

Mickey Mouse es un alto ejecutivo y luce aleta de Armani al lado de las orejas de diamante. El Coyote ha sido despedido por hacer exactamente lo que le pedían, ser inútil en coger al Correcaminos, y no leer la letra pequeña de su contrato ACME. De los ocho que bastaban, 4 ya no tienen nada, 2 son adictos al Valium y demás antidepresivos, a otro le llevan de gira en gira y el octavo ha firmado para ser guarda de Guantánamo.

Es mejor no pensar, es mejor seguir mirando este lado del espejo. Es mejor soñar. Es mejor escribir estos puntos negros y refugiarse en cosas bellas. Es mejor no doblar las esquinas e intentar no contar con cuantos asesinos nos cruzamos por la calle.

Las ilustraciones corresponden al artista brasileño Elton Fernandes, e ilustran perfectamente unas palabras tristes de una noche de sonidos tristes. Aunque mañana, seguro, vuelve a amanecer. Visto en Mira y Calla.

Categorías:Ilustracion, Joderquebuenoes, Por aquí dentro, Primera cosechaEtiquetas: , , , , , , , ,

9 Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Guau! que miedo me ha entrado Cosechadel66.
    Me estás animando a que me quede definitivamente en casa, cosa que no me importaría nada. Aunque tenemos la suerte de mirar hacia el otro lado, hacia donde están las cosas bellas, hacia donde están las sonrisas… y así si, así podemos arriesgarnos a salir porque a fin de cuentas si nos encontramos con algún que otro asesino, siempre nos quedará llamar a Superman.
    Magníficas imágenes por cierto
    Un abrazo

    Me gusta

  3. Bimbi

    Cosecha en estos días de reposo tuve visitas y todos comentaron lo que yo te había dicho mil veces, que bien escribes. Hoy lo vuelves a demostrar aunque como dicen por arriba lo haces tan excesivamente bien que haces que entren ganas de quedarse en casa.
    Da gusto volver a pasear por rincones como el tuyo

    Me gusta

  4. Por algo una de mis numerosas vecinas se persigna cuando sale a la calle, barrunta los peligros que le acechan, pero si fuera al hotel con el jugador de pádel o tuviera un rollo con el carnicero, seguro que se le olvidaba.

    Me gusta

  5. Marta

    ¡Cuanta razón tienes! Ni el mundo es ese lugar seguro, ni las personas son lo que parecen o creemos que son. Es bueno poder refugiarse en pequeñas cosas, porque además yo, al contrario que Carmen, ya no creo tampoco en Superman

    Sí, es mejor soñar.

    Bs.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s