18 respuestas a “Cambiar

  1. jaja preciosa y divertida paradoja, sino fuera terrible… Supongo que inspirada en estos terroríficos transplanates de cara. Cualquier día transplantan la felicidad o el alma o los recuerdos, te imaginas?

    bEZOS.

    Me gusta

  2. me encantan los relatos cortos donde tú puedes imaginar el siguiente paso, aunque ahora mismo yo estoy en un cambio asín de todo junto y a la vez que, al contrario que en el cuento, trata de reforzar mi yo virtual.

    Me gusta

  3. Thiago: No des ideas….

    Werty: si… eso es, jaja

    Landa: Si, si que la hay, pero sin mentirnos demasiado.

    Halo: Los cambios siempre son buenos, pero tampoco hay que perder de vista el punto de partida. Y a ver si te va a pasar como en los anuncios de Ikea. Se empieza por añadir una imagen en el perfil….

    Me gusta

  4. Muy buena frase, Adolfo, y la ilustración te atrapa. Pero yo creo que sí se puede modificar una actitud sin dejar de ser uno mismo.
    Uno mismo es mucho más que actitudes, éstas sólo son las formas con las que uno se mueve, se muestra en el mundo.Un abrazo

    Me gusta

  5. Uf, qué trallazo preñado de sugerente ambigüedad. Así que vamos a darle una vuelta de tuerca…

    Dijo Rimbaud: “Yo es un otro”. Moustaki corrigió: “Yo soy un otro”. El primero pretendía deshacerse de la imagen, digamos, social que desde fuera se le imponía, para buscarse en la plenitud de un ser conformado mediante el desarreglo de los sentidos. El segundo, a esa imagen impuesta oponía la identificación con aquellos (el “tú”) que pretenden cambiar la vida.

    No sé si son caminos para la felicidad. En todo caso son propuestas de vida. Ahora bien, si volvemos a tu texto, la paradoja, o la parajoda, se completa o, si quieres, se abre aún más considerándola desde un punto de vista positivo. Preguntémonos, por ejemplo, si los cambios no son necesarios cuando uno lo siente así; o si la felicidad no nos transforma en alguna medida. Asimismo, si toda trasformación es necesariamente una negación del yo y no un encuentro efectivo de ese yo.

    Me gusta

  6. Real y duro como la vida misma.
    Casi siempre buscamos la felicidad en lo que no tenemos, en lo que no podemos alcanzar, y si por casualidad algún día lo alcanzamos, la felicidad ya se ha mudado a otro lugar.

    (…)
    ¡vive hoy!
    ¡arriesga hoy!
    ¡hazlo hoy!
    ¡no te dejes morir lentamente!
    ¡NO TE IMPIDAS SER FELIZ!

    (Pablo Neruda)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s