No desperdiciar nada, que es pecado

Se vistió de nuevo sus ropas nuevas, porque nuevas eran cada vez que su piel cubrían. Comprobó el cargador de sonrisas de su boca y volvió a cargar la recámara con un beso profundo de final de cine de los años 50. Y salió a la calle a trabajar. Y todos los colores de aquella mañana de septiembre le dijeron buenos días.

Klimtbalan.jpg

A mi de pequeño me enseñaron que era pecado desperdiciar las cosas. Y a pesar de que ya soy como Trueba y creo mucho más en Billy Wilder, me parecia un desperdicio no usar estas frases que he escrito para comentar un post de Klimtbalan, con esa preciosa ilustración….

Categorías:Cuentos, Pásate por aqui, Viento en las velasEtiquetas: ,

11 Comments

  1. Gracias, RC, están los tiempos como para desperdiciar nada.

    Es cierto, Klimntbalan, pero también ten en cuenta que es el gris el que los hace destacar más.

    La inspiración ya la encontré, lo que no hay manera es que me haga caso… jeje

    Tu tienes mi permiso para quedarte con lo que quieras, Werty.

    Gracias, Maba, me alegro de que haya gustado.

    Completamente de acuerdo sobre la entrada de Klimtbalan, Juan Carlos…

    Lo bello casi nunca debe de dejar de ser sencillo, weblara. Lo que lo liamos somos nosotros la mayoría de las veces. Gracias por pasarte

    Eso, a mojarnos, perro, que hace un calorcito que pa que…

    Gracias, Klimntbalan…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s