Domingo, día del Señor… Resaca

DSC01312.JPG

La tarde de un domingo en Madrid, sobre todo en verano, es lo más parecido a un ataque extraterrestre, la gente desaparece de las calles. Hasta las pisadas suenan menos, como si el silencio fuera algo respetable y sagrado que hasta los pies tuvieran que respetar. Puede ser porque el Domingo siempre es un día de vuelta de algo, y todo el mundo sabe que se vuelve de todos los sitios en silencio, agotados los gritos, las risas y los ánimos en donde hayamos estado. Se vuelve de la playa, agotando  los fines de semana en los que merece la pena hacerlo, se vuelve de la comida familiar que se había dejado para el final del verano, se vuelve de las fiestas de Pozuelo, de la visita al Rastro, de leer el periódico tranquilamente.

En mi caso vuelvo del sábado por la noche, con el regalo de un persistente dolor de cabeza y un mal cuerpo que no permitiría ni de lejos participar en Cibeles (ya, ya se que eso no depende de beber unas copas, pero quien no se consuela es porque no quiere). Cada vez cuesta un poco más recuperarse el domingo, y aumenta con los años la sensación responsable de beber menos y llegar más temprano la próxima vez.

Por lo demás, vuelvo de un fin de semana tranquilo, repartido entre preparar una sorpresita para la semana en el blog, ver el estupendo y altamente recomendable documental posteado por Dean hace unos días, y cabrearme profundamente con la comprobación de que las mismas cadenas de TV que gritan desde sus altares mediáticos contra todo lo que se mueve, utilizan la hipocresía para emitir concursos de madrugada a todas luces abusivos y engañabobos, sin que a nadie desde la administración se le ocurra hacer nada. ¿Con que autoridad moral puede una de estas cadenas pontificar sobre los trajes de Camps o el carnet de caza del ministro, o los impuestos, o los saludos comunistas, si llenan sus horas de madrugada con concursos que no sobrepasan ningún mínimo examen moral, absolutamente clavados a los Trileros que son perseguidos por la policía como timadores? ¿Como puede El País editorializar sobre la prostitución, si llena sus páginas de anuncios ofreciendo sexo a cambio de dinero? Menos mal que me queda su pelo entre mis dedos… que si no es como para bajarse en la próxima ¿Y usted?

Categorías:De Madrid aqui, Erase una vez, Por aquí dentroEtiquetas: , , ,

10 Comments

  1. Me gustan los domingos, me huelen como a nuevo, como cuando estoy estrenando ropa. Hace tiempo que me cuido de las resacas, como soy bastante noctámbulo me da igual amanecer de fiesta, pero alcohol lo mínimo, mi hígado ya no da para mucho y luego todo el cuerpo lo agradece, así que ya no me acuerdo como son esas resacas.
    Veo que a ti te ha afectado la resaca ya que has ido contra unos cuantos, con unas cuantas copas encima seguro no se te escapa ni la más santa de las vecinas.
    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s