Tu no eres mi padre

Te odio. Con un odio frío, el que se consigue cuando sale hasta de los huesos calados. Te odio porque estás en el principio de todos mis errores, de todas mis mentiras. Porque nunca apoyaste las verdades. Te odio porque sólo me distes miedo. Porque siempre te he fallado. Siempre. Tu desprecio alcanzaba siempre a todo el catálogo de tiempos de los verbos. Nunca fui, no soy, nunca seré lo que tu querías, quieres, querrás. Eras mi mundo, y nunca conseguí llenarte. Eras mi objetivo, mi llegada, mi destino, pero tus puertas siempre estaban cerradas, Nunca me quisiste, nunca me has querido Nunca me querrás.

Bastaría una palabra, un gesto. Pero nunca existirá. Te importa más tu orgullo que mi vida, que mi muerte. Espere a ser lo mismo que tú para poder comprenderte. Y ahora miro a los ojos de mis propios hijos, de tu propia sangre, y lo único que consigo es odiarte más. Estás a un gesto, a una palabra; y sin embargo, te se muerto como ese gesto. Tan muerto como estoy yo.

Ya ves, viejo cabrón. Ambos muertos. Me distes dinero, errores y odio. ¿Donde escondiste tus besos? ¿donde guardaste las caricias? ¿En que jodido rincón están tus putos ánimos? ¿Que te hice? Nunca pude ser como quisiste.

Te odio. Has muerto y me dueles cada día. Me hieren tus recuerdos siempre. He tenido que aprender a vivir sin ti. Sin ser huérfano, lo soy de tu presencia., de tu cariño, de tu abrazo. Me querías fuerte, y sin embargo sólo me enseñaste a mentir para no decepcionarte. No soy fuerte. Nos soy nadie. ¿Estás contento, viejo cabrón? Ya no puedo mentirme. A ti no te quiere nadie, pero te basta con que te tengan miedo. A mi por lo menos nadie me teme.

Te odio porque me has robado a mi madre. Por que te ha elegido a tí. Porque prefiere no enfadarte a ver a su nieto o a su hijo. Porque tampoco tengo sus caricias, esas que siempre me tuvo que dar a escondidas. Porque a veces sueño con sus besos. Eso es lo único que no podrás robarme. Soñar con ella.

Te odio. Y ni siquiera después de estas palabras puedo poner ya la que ojalá alguna vez hubieras sabido lo que significaba. Tú no eres mi padre.

Y jamás me habrías dejado preguntarte más de dos veces ¿Qué es eso?

Gracias, muchas gracias, Adrianos, por enseñarme este video

31 respuestas a “Tu no eres mi padre

  1. Uff, Adolfo excelente anotación, es de dos copitas. Muchas veces odiamos, lo que deseamos abrazar, lo que quisieramos abrazar o besar:”te odio porque ya no espero encontrarte después de amarte…El odio nace del querer demasiado a alguien. Hay una frase, no recuerdo de quién que es de esas que se te quedan gravadas “eres la persona que más quiero en el mundo…y sin embargo te odio” Dicen que con el odio se expresa, el temor. Un fuerte abrazo

    Me gusta

  2. Nunca he odiado a mi padre, no podría, no me lo perdonaría si alguna vez apareciera ese sentimiento. Emotivo video y desgarrador texto

    Hoy brindaré a la salud de mi padre, mi amigo, que mañana entrará en quirófano

    Me gusta

  3. uuff que texto… más emotivo… me has dejado de piedra.(Si es una historia real solo procura que este odio no empañe tu propia familia… y si has decidido poner ese punto final “doloroso” que asi sea…pero que sea de verdad. Para que disfrutes libre de rencores de tu familia y de tu vida.)
    Un abrazo

    Me gusta

  4. Uf, es duro decir eso de un padre, son muy dificiles esas palabras… no se, quizas se lo esté dificiendo, tu texto, a esa persona que no es su padre. Si, creo que van por ahi los tiros, verdad? porque cuando llega esa enfermedad, la persona que conocimos, no existe, es otro.

    Un beso

    Me gusta

  5. ¡Que duro!, he releído varias veces el texto, yo amaba profundamente a mi padre que se fue cogiendo mi mano y creo que fué el ser que más me amó… por eso deseo que este relato solo sea ficción y si hay algo de verdad que eso no se refleje en tus propios hijos. El video es muy emotivo y nos enseña algo muy frecuente y habitual, que sin duda hará reflexionar a cuantos puedan verlo.
    Un abrazo.
    Concha.

    Me gusta

  6. Ufff me he quedado sin palabras: una bomba nuclear para odiosos!!!
    Sólo se me ocurre repetir aquí (sin revelar la fuente) algo que tengo muy, muy oído: “hay gente que existe porque Dios no pasa lista”, espero que os sirva de ayuda.
    Un abrazo de OSO

    Me gusta

  7. He leído el post, he visto el vídeo y he ojeado los comentarios.

    Nada que añadir, me quedo con el “excelente” de Theodore, le doy las gracias también a Adrianos, y a tí la enhorabuena por escribir tan bien.

    Buenas noches.

    Me gusta

  8. Un texto conmovedor, duro y áspero como lo es la costra que cubre las heridas del corazón.

    Conocía el vídeo y también me vino a la cabeza cuántas veces podría a ver dicho yo mismo ¿qué es eso? sin recibir una humillación, un insulto o una bofetada.

    Lo siento 😥

    Carpe Diem

    Me gusta

  9. Uff, que sofoco! Menuda dureza.
    No puedo odiar a mi padre y he tenido años con él, en los que nuestra relación era nefasta, pero a pesar de todo lo adoro y lo admiro con todas mis fuerzas.
    No quiero pensar el día que me falte.
    Besucos!

    Me gusta

  10. El texto es duro y el video emotivo (ambos muy buenos)

    Estoy con Weblara, no puedo odiar a mi padre, pero (en este caso)no porque lo admire, sino porque si lo hiciera le daria el motivo que el necesita para justificar su comportamiento.

    Y estoy con ogeid66

    Joe…
    Un abrazo

    Me gusta

  11. Gracias a todos. Perdonad que en esta oacsión os responda a todos a la vez, pero imagino que entendereis que es un post especial. Gracias por que os haya importado. Y si, lamentablemente es real, y no es ficción. Y duele. Y envidio a los que habeis dicho algo bueno de vuestros padres.

    Gracias de nuevo y un fuerte abrazo.

    Me gusta

  12. Suelo visitarte a menudo aunque apenas deje constanca de ello… pero esta vez no puedo callar… me he sentido tan identificada en cada palabra, en cada lágrima que seguramente has derramado cada vez que le recordabas…

    Cuanto se echa de menos aquello que nunca se ha tenido.

    Besos.

    Me gusta

  13. ¡Muy buen texto! Me parece excelente odiar, con todo el cuerpo, con toda la mente, es la emoción produciendo descargas, ceños apretados, entrañas dobladas. Los cuchillos tienen más filos, los horizontes se tiñen del color de los ojos.
    No hay ningún sentimiento que sea moralmente bueno o moralmente malo. Un sentimiento es una herramienta, se puede hacer cosas con él.

    Yo tengo muchos padres y muchas madres y así como no soy para una sola mujer, no considero bajo el concepto padre sólo a quienes coincidan con el contenido del flujo sanguíneo. ¡Tengo varios padres y muchas mujeres! (?)

    Me gusta

  14. Sólo regalarte mi poema preferido, de mi poeta preferido:
    “Soy el poeta del cuerpo y soy el poeta del alma,
    los goces del cielo están conmigo
    y los tormentos del infierno están conmigo,
    los primeros los injerto y los multiplico en mi ser,
    los últimos los traduzco a un nuevo idioma”
    WALT WHITMAN

    Un abrazo

    Me gusta

  15. Una vez oí, la familia no la eliges, viene impuesta y no por ello debes quererlos y es verdad, es cierto que muchas veces recibes más de personas totalmente ajenas. Afortunadamente no tengo nada de ese sentimiento, adoro a mis padres pero qué sincero es decirlo así, hay quien jamás supo ni sabrá dar a los demás y luego recoge lo poco que da y eso si recoge

    Me gusta

  16. Poco que añadir a lo ya dicho anteriormente……un abrazo Adolfo , y para intentar levantarte un poco el ánimo, en breve empezaremos la temporda de baloncesto con nuestras hijas, lo cual significa madrugones, frio, lluvia,….y también cafés, cervezas, comidas, cenas…….por lo menos creo que ellas nos recordara´na con cariño (ó al menos eso me gustaría).

    De nuevo un abrazo compañero……..

    Saludos.
    Fernando

    Me gusta

  17. Es la primera vez que caigo por este blog y acabo de llegar a este post (el video lo vi justo esta semana) y he leido todos los comentarios.
    Me sumo a mucho de lo dicho.
    Completamente sobrecogedor, me deja sin palabras…
    Podría decir más cosas… pero me quedo con la idea de que una vez sufrido eso desde arriba, no proyectarlo hacia abajo.
    En circunstancias como cuentas, el odio es algo inevitable y no por ello menos doloroso.
    Todos mis ánimos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s