La Mujer que se queria llamar Tierra de Nadie

Aunque en realidad, todo el mundo la llamaba Gilda. Y tenía el cuerpo, la voz y el rostro de Rita Hayworth. Y pobló los sueños de toda una generación. Y va para 63 años que una canción, un guante y una bofetada compusieron una de las escenas más míticas de la historia del cine.

Y estas son algunas de las frases de la película:

¿Te interesa saber lo mucho que te odio?
Te odio de tal modo que buscaría mi perdición para destruirte conmigo.

Fuma usted demasiado. Las personas frustradas suelen fumar demasiado y la causa mas común de la frustración suele ser la soledad.

Entre tanta gente se encuentra uno sólo, ¿verdad?

─ Un bastón así resulta muy útil.
─ Es un amigo fiel y obediente. Guarda silencio cuando quiero que esté callado y habla cuando quiero que hable.
─ ¿Esa es su idea de la amistad?
─ Esa es mi idea de la amistad.
─ Muy alegre su vida…
─ Llevo la vida que me gusta.
─ Es hombre de suerte…
─ Yo hago mi propia suerte.

Si fuera un rancho me llamarían tierra de nadie.

La odiaba tanto, que no podía quitármela del pensamiento. Estaba en el aire que respiraba y en la comida que tomaba.

Es la mezcla más curiosa de amor y odio que he tenido el privilegio de contemplar.

Creo que voy a morir de odio.

Yo nací anoche, cuando le conocí a usted. No tengo pasado, sólo futuro.

No se si se siguen haciendo películas asi, pero a lo mejor es que ni me importa. Voy a verla otra vez…

16 respuestas a “La Mujer que se queria llamar Tierra de Nadie

  1. me quedo con la última frase..eso es pasión..

    y con lo “marcado” que quedó él..hasta el último minuto de su vida (la de Glenn)

    y con las gnas de verla ..porque la vi una vez bastante pequeña…y creo que va a ser como verla por primera vez (maravillosas experiencias, la primera vez de una buena peli)

    besos

    Me gusta

  2. Para mi encarna el mito de la sensualidad. Aunque a mi no me llama la atención tanto el guante, como la forma de jugar con esa cabellera de fuego.
    Eso sí, yo hubiera rematado la escena con un rodillazo en la entrepierna.
    Salu2

    Me gusta

  3. Pues yo del fumeque no digo ná, que ayer me sé de una colega, que cuando cambiaba los ceniceros se quedaba epatá del susto…y de soledad ná de ná.

    Las demás impecables. Y Gilda…esa sí que era sexy ¡cagontóloquesemenea!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s