Si la vida te parece corta, mírala más de cerca

Es lunes. Aunque parezca domingo por la noche, en realidad es lunes. Asi lo hemos acordado, lo llevamos acordando desde hace siglos. Los días empiezan casi sin darnos cuenta, en el pasar de un segundo a otro, por la noche, casi de puntillas, como si quisiéramos esconder ese paso. Sin embargo, nos empeñamos que nuestro día formalmente empiece tras dormir, como si necesitáramos de un descanso antes de encarar lo que se nos viene encima. No queremos creer que el día empieza por sorpresa, sin avisar, mientras vemos la tele o leemos, aunque asi sea. Somos el animal que más se engaña.

Y un día tras otro, la vida pasa. Mes a mes y año a año. Y en ocasiones volvemos la vista atrás y nos sorprendemos de lo lejos que están ciertas cosas. El primer beso, la primera comunión, el primer amigo, el primer despido, el primer desengaño, el primer sueño que recordamos. Y enseguida volvemos la vista y pensamos que aun existen muchas primeras veces por delante. Pero se nos queda un regusto amargo en la mirada y detrás de los ojos, como en los Actimel de sabor naranja, que rascan un poco la garganta. Y nos entra un poco un miedo de niño, de los que enseguida se esconden, y luego los psicólogos se empeñan en sacar por una pasta. Y pensamos, sabemos, que la vida es corta.

Y se me ocurre pensar que cuando vemos algo pequeño, acercamos la mirada para verlo mejor. Y su tamaño aumenta como por arte de magia. Y creo que debemos hacer algo así con la vida. Acercarnos a ella. Pensar en días en lugar de meses, en minutos en lugar de horas. Verla tan de cerca como para aprovechar cualquier momento de todos aquellos entre los que se divide. En el siguiente minuto puedes ver una sonrisa y devolverla, en la hora que pase a partir de este momento puedes escuchar un disco maravilloso o leer palabras inventadas por un loco enamorado de la vida hace 3 siglos, quizá más. Sentirnos vivos.

Es cierto, la vida nos dará tantas ostias a veces que vistas así las cosas, de cerca, parecerá un castigo excesivo. Pero merece la pena hacerlo. Porque si alguien se va, habrás estado más cerca y le recordaras mejor. Porque si pierdes sus labios, los habrás besado atento a cada roce de sus manos sobre ti. Porque si has caido, podrás recordar a cada segundo que tardes en levantarte la razón de caerte y la razón de volver a ponerte en pie.

No es cuestión de pensar que la vida es un camino de rosas. Es cuestión de acercarse a ella para sacar todo lo que podamos antes de que ella se adelante y nos cueste mirar atrás. Es cuestión de hacer primer beso del último que demos, de buscar el brillo en la miradas, el viento en el rostro, el aire dentro. De acercarse a la vida y hacerla grande.

Categorías:Por aquí dentro, Viento en las velasEtiquetas: ,

16 Comments

  1. Sin duda has representado una imágen que quedará en mi imaginación de por vida, si bien muchas veces escuche que hay que sentir lo sueños para convertir en un hábito la acción que nos lleve a concretarlo, leyendo tu post he leido…: “Y se me ocurre pensar que cuando vemos algo pequeño, acercamos la mirada para verlo mejor. Y su tamaño aumenta como por arte de magia” y sin duda me imaginé más de una de mis metas planteadas para el 2010, y por lo tanto hoy más que nunca me ayudate a tomar acción para verlas más grandes “casi por arte de magia”.

    Gracias por éste hermoso post!!!
    Fatima

    Me gusta

  2. este fin de semana lo pensaba… nos esforzamos demasiado en que la primera vez de algo sea especial..diferente

    cuando todas las veces deberían ser primera vez, por esfuerzo personal, por ganas, por deseo o por lo que sea

    besos

    Me gusta

  3. martu

    Crisis primaveral en pleno febrero¿? crisis de los 40, que ya ha pasado¿? te veo muy nostálgico, pero estoy de acuerdo contigo en que la vida es demasiado preciosa para pasársela mirando atrás, mejor mirar palante.

    Me gusta

  4. Marcela

    Cuando leo un post , casi siempre recomendado en la “Plaza MAyor” de twitter , hay mucha expectativa por mi parte, lo más frecuente es que dicho post solo me informe , agregue un poco mas de conocimiento a mi desierto cerebro y me haga sentir como el sabio Griego que solo sabía que no sabía nada.
    Sin embargo hay post o mas bien , autores de blogs que llegan mas allá del cerebro y los bytes , inundan mi cabeza con ideas que se quedan y dan vueltas para hacerme cambiar la perspectiva. La vida es re corta, así que habrá que usar los catalejos dados vueltas para apreciarla de verdad .
    Ahora este lunes ya no me parece tan trágico … Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s