Mi “obsesión” por Enrique Dans

Ayer por la tarde, alguien me recomendo en Twitter que buscara un psicólogo para que estudiara mi obsesión con Enrique Dans. Concretamente, el tuitero en cuestión afirmo que debía ser un psicólogo de la rama lacaniana. Le reconocí que no sabía cual era esa rama, y me remitió a Google. Lo buscaré un día de estos.

La conversación derivó después en un debate sobre la falta de coherencia que para mí suponía que el amigo Dans, tan ardiente defensor de la cultura libre y de las redes, pusiera trabas para que su libro fuera copiado libremente. Aunque fue una conversación mantenida en un tono educado, me sorprendió la afirmación de mi interlocutor de que mi libro “Primera Cosecha” no tuviera la misma licencia Creative Commons, que si la tiene, además de que en su versión PDF es de descarga gratuita, comparados (lo siento, empezó él) con los 13 € creo, que cuesta el “libro” de Enrique Dans. También afirmó que lo de la descarga gratuita era buena estrategia, ya que nadie lo querría comprar. También tuve que contestar a eso, ya que si ha habido gente que ha comprado el libro, en su versión papel, con un precio de 9,99 €. Las ventas, he de decirlo, no llegaran, ni por asomo, a una parte ínfima de lo que venda el libro del Caballero del Cable en la Cara, aunque me siento increiblemente orgulloso de todos y cada uno de los libros que he podido vender. En una cosa vamos a estar a la par: ni mi interlocutor (tampoco el amigo Enrique) se va a comprar mi libro, ni yo me voy a comprar el suyo.

Además de esta conversación, algunos tuit aislados, charlas de bar e incluso DMs me han interrogado sobre lo que tengo en contra de Dans. Así que creo que debo sentarme en el diván de mi blog, que para eso lo tengo, entre otras cosas, y soltar la chapa sobre el asunto.

La primera razón para criticar a Dans fue la publicación del famoso “manifiesto”. Critiqué a Dans y a los otros redactores y primeros impulsores del famoso manifiesto porque no sólo se atribuyeron una representación que en ningún caso tenían, sino también porque su desprecio fue absoluto hacia quien no opinábamos lo mismo, cerrando cualquier atisbo de solución conciliadora entre las partes implicadas en el problema, a lo que habría que añadir que en mi opinión lo único que querían conseguir es defender su “trozo de tarta” desde sus posiciones dominantes en el panorama público de la Red en nuestro país. No creo que tengan en absoluto ninguna interés moral, sino más bien económico en todo este asunto. La prueba, en el caso de Dans, es que su hipocresía llega al punto de poner a la venta un libro de manera completamente incoherente con su “cruzada” a favor de la “libertad” en la red. Un libro que cuesta, por ejemplo, un precio que no resistiría cualquiera de sus propios post en contra de la industria cultural y sus modelos de negocio. Así que esa es una de mis razones. Nadie habla por mi, y menos alguien que habla como Enrique Dans.

De ahí pasamos a una segunda razón. Al atribuirse de manera continua conocimientos que no posee sobre herramientas que no utiliza, su presencia en los medios es apreciable, apoyado por esa misma élite con la que comparte objetivos. Y la gente que no sabe, que no está dentro de Twitter o los blogs, toma su referencia de alguien que les proporciona una imagen equivocada. Y si, eso me molesta sobremanera. Porque yo creo en la Red como herramienta para cambiar las cosas, para compartir conocimientos y sentimientos, para debatir y aprender, para permitir el acceso de cada vez más personas y sistemas a ella, no como una manera de llenar el ego y el bolsillo. Dans es profesor del Instituto de Empresa, y eso es a lo que se dedica, a enseñar a hombres de negocios a ganar más dinero. Y eso es para él la red. No tengo nada en contra de los negocios o de ganar dinero. Pero si de engañar a la gente ofreciendo una imagen falsa, estropeando lo que es el verdadero futuro de la red, que no es ningún dispositivo o programa nuevo, sino la incorporación efectiva de toda la sociedad a su uso y disfrute, su utilización para un mundo mejor, no para unos bolsillos más llenos. Dans vive en un mundo que no es representativo de la sociedad, un mundo de empresas y palabras en inglés, de élites, altos sueldos y pasillos de moqueta. Y pretende hablar por el resto. No, gracias.

Hay dos razones más. La primera, que reconozco personal, es que no me gusta en absoluto su éstilo de comunicar. Me parece pedante y soberbio. Hay una expresión argentina que he descubierto hoy que le cuadra perfectamente: “Ese tipo habla encima de un caballo”. La segunda, y última, es su presencia y opiniones en y sobre Twitter. Es completamente absurdo que alguien que no usa Twitter, que tan sólo sigue a escasamente 80 personas y que no participa en prácticamente ninguna conversación o iniciativa de Twitter, que bloquea de manera sistemática a quien le critica, haciendo imposible el debate, pueda emitir opiniones sobre esta red social. Opiniones que, para más inri, son escuchadas por quien no tiene conocimientos sobre ello y tomadas por buenas. Volvemos a lo mismo. No quiero que Dans sea la imagen de algo en lo que creo.

Estas son mis razones para una “obsesión” por Enrique Dans. La otra argumentación en mi contra, que es la de la envidia, no tengo ni ganas ni tiempo de contestarla, entre otras cosas porque el tiempo hará el mismo trabajo con menor esfuerzo de mi parte.

Categorías:Desde esta parte del PatioEtiquetas: , ,

48 Comments

  1. Hipocrecía 2.0

    Mucho del problema de estos personajes es que terminan convirtiéndose en lo que tanto critican; y al comenzar ellos, en ese proceso de “endiosamiento” comienzan a caer los palos y simple y sencillamente se hacen los desentendidos, atacan a quienes no comparten su particular visión de la vida y manipulan al resto de sus seguidores, como si fuesen una especie de vacas sagradas.

    Ya lo he dicho más de una ocasión, tanto quejarnos de los medios tradicionales y del protagonismo egocéntrico de algunos personajes, para terminar haciendo exáctamente lo mismo en internet, corrompiendo las redes sociales; al final creo que no es el medio; como bien decía Marshall McLuhan, “el medio es el mensaje” y el mensaje que nos da éste señor en particular, y otros cuantos autroproclamados gurús cibernéticos, gusta a un grupo específico de borregos; es el costo de poner confianza ciega en un individuo, un simple y común individuo.

    Un saludo.

    Me gusta

  2. Egodans

    A parte el señor Enrique Dans, solo retuitea a gente con muchos followers, en el caso de que vea un tuit que le interese de alguien no famoso, este tipo no lo retuitea, lo copia y lo pega haciendolo suyo.

    Egodans!!!

    Me gusta

  3. No le conozco ni le sigo (A @edans) por lo que no puedo opinar sobre él, lo que si que he comprobado es que no me tiene bloqueado (Pese a haber retitteado tweets desfavorables) y que no sigue a 80 sino a 78 personas.

    De cosechadel66 si que puedo opinar, casi me atrevería incluso a meterme con él si se diera el caso; participa con todo el mundo, por twitter con replys o DMs, siempre publica los comentarios que le dejo en el blog, su libro no creo que persiguiera el fin de enriquecerse si no de engrandecer su obra (Recolecta del blog y lo pasa a papel)

    Me gusta

  4. Extraño mundo este 2.0 dónde si se te ocurre pedirle a alguien un mínimo de coherencia (o sea, que no haga aquéllo que critica, o por qué en situaciones similares adopta posiciones opuestas) en seguida le salen legiones de defensores diciendo que si estás haciendo un ad hominen y tal y cual. Sobre todo si ese alguien es un gurú, quiera eso lo que quiera decir.

    Pues lo siento, pero yo creo que coherencia es lo mínimo que puede pedírsele a alguien. Sin eso, tenemos todo el derecho a pensar que sus opiniones defienden unos intereses distintos a los declarados.

    Me gusta

  5. Guillermo Marrero

    Amigo mío, quien no lo haya entendido es porque no quiere.
    Lo ha dejado usted muy “clarito”.
    No me considero un entendido en estos temas, pero si estuve muy atento al famoso manifiesto y posteriores hechos. Y comparto tu post en su totalidad.
    Como bien dice Esteban, chapeau.

    Saludos.

    Me gusta

  6. Hace mucho tiempo que no leo a ED. Hasta que te he leido pensé que era de las pocas que no seguía al gurú en silencio. Te has explicado estupendamente ¡Ah! coincido en algo más contigo, que uso mi blog como terapia.

    Me gusta

  7. Estimado Cosecha, ya sabes que comparto casi al completo tu visión sobre la red y sus mariachis. Y aunque no conozco a este señor ni participo en Twitter, lo que has contado me parece un repaso bastante objetivo al asunto (aunque no conozca la otra parte, se puede apreciar la objetividad en la exposición). Ya viste lo que expuse yo el otro día sobre la piratería, perdón, sobre …como era… “el libre intercambio de cultura en la red”, dos humildes ejemplos que demuestran que cuando te tocan el bolsillo, mandas a paseo todas esas ideas robinhoodescas sin ningún problema. Imagino que es lo que le pasa a este caballero (la frase del caballo me ha encantado). Mucho compartir libremente lo de otros, pero que a mí me compren mi libro.

    Y así vamos.

    Un abrazo.

    Me gusta

  8. Me gusta, Adolfo.
    No veo bilis por ninguna parte y veo un discurso muy bien elaborado.
    Yo no tengo una clara opinión sobre el señor Dans, la verdad, porque, aunque conozco su “personaje en la red” y a muchos detractores y a muchos defensores, no me cala ninguno de los discursos. El tuyo de hoy me ha calado, pero no metería a Dans en el mismo saco que a otros guruses de lo 2.0. Alguno se salva, para mí.

    Hay algunas partes en las que no estoy de acuerdo contigo: Yo no suscribo, como tú, el manifiesto. Pero no creo que los que fueron a defender esa idea frente a la ministra lo hicieran en representación de la red. A ellos se les llamó, y ellos acudieron. Yo habría acudido a defender mi punto de vista, y me gustaría acertar si digo que tú también.

    =)

    Me gusta

  9. Qué razón tienes amigo, ya estoy hasta el gorro de tanto gurú que anda por ahí “defendiendo” nuestros intereses en internet con el único afán de hincharse su propio ego (y su bolsillo de paso) un poquito más cada día.

    Me gusta

  10. ¿Y no te has planteado que a lo mejor todas esas percepciones que tienes de mí sin conocerme son completamente erróneas, y que a lo mejor, solo a lo mejor, soy un tipo perfectamente normal, amigo de sus amigos, y que tú simplemente te has hecho una idea que no corresponde a la realidad? ¿Que en realidad hablo con todo el mundo y contesto a prácticamente todo el mundo (que no me insulta) en Twitter, pero por DM? ¿Que existen diferentes formas de usar Twitter, y no necesariamente la tuya es mejor que otras? ¿No te llama la atención que los que me conocen un poco no opinen nada de eso que tú opinas, que mis alumnos por lo general me aprecien mucho, y que mis “enemigos declarados” sean gente que jamás se ha tomado la molestia de hablar conmigo? Vamos, no sé… a lo mejor te dabas cuenta de algunas cosas. Pero en fin, es solo una sugerencia…

    Saludos,

    Enrique

    Me gusta

  11. Enrique Dans: Si, si me lo he planteado. Nadie es perfecto ni tiene todas las razones en su mano. Yo puedo plantearme todas esas preguntas que enumeras,y lo suelo hacer con los temas sobre los que opino. Mi idea corresponde a la realidad que muestras mediante tus declaraciones públicas y tus posts. Imagino que no es otro el que habla en TV o el que escribe diariamente. Por tanto, el hecho de que seas amigo de tus amigos o de que tus alumnos te aprecien no hace que me sienta equivocado. Opino de manera pública sobre lo que tu opinas de manera pública. No tengo interés especial en conocerte más, al igual que no creo que eso te pase a ti sobre mi. No creo que en tus estimaciones por ejemplo, sobre la “estupidez” de algunas personas en el gobierno, hayas tenido en cuenta si sus familiares o amigos les aprecian o quieren. Imagino que así será.

    En cuanto a Twitter, jamás he dicho que mi manera de usar esa red social sea la mejor. Es más, cada opinión que hago sobre el tema suele ser remarcada como eso, una simple opinión, y cuando es rebatida la discuto y no han sido pocas las ocasiones en las que la primera opinión ha sido cambiada. Si me siguieras en Twitter, sabrias que una de las cosas que más a menudo digo es qoe “nadie sabe nada”, en relación a que lo mejor es probar y ver que pasa.

    ¿Que contestas a todo el mundo? Llevo casi un año en Twitter, y me resulta curioso que rehuyas el debate público. En ese sentido, si que mi manera de entender Twitter es distinta. Tú no tomas las mención como una pregunta dirigida hacia ti, y yo si. Si alguien me nombra en Twitter de manera pública, procuro contestarle de manera pública. Obviamente, no puedo saber la gente a la que contestas por DM, pero me resulta significativo que nombres una manera de hacerlo que sólo podrás utilizar si sigues al que contestas, es decir, sólo a 78 personas. No se si ese número en Twitter puede considerarse “todo el mundo”.

    Para terminar, te diré que yo puedo plantearme muchas cosas de las que comentas. Para empezar, estoy agradablemente sorprendido de que hayas comentado en el post, cosa que no esperaba. Aunque, y recomendación por recomendación, quizás tú también deberías plantearte el hecho de que si tanta gente fuera de tu círculo privado tiene una opinión negativa de tu manera de hacer las cosas, y señala la arrogancia como un defecto, y teniendo en cuenta que difundes (y pretendes la máxima difusión, imagino que no querrás vender libros sólo a amigos y familiares) tus opiniones sobre las redes sociales, quizás, sólo quizás, deberías plantearte que no cuidas tu imagen pública en estas mismas redes sociales de la misma manera que la cuidas en privado. Pero como tú dices, sólo es sugerencia.

    Gracias por el comentario y la visita

    Me gusta

  12. Poleman: Pues que sea Pole…

    Thombjork: Si, creo que la red debería ser distinta en ese sentido,mucho más abierta, dadas las posibilidades que ofrece para el debate. Gracias por pasarte 🙂

    Egodans: Es evidente que tiene una visión diferente de Twitter, lo cual no me parece mal. Lo que no me parece bien es que opine sin usarlo

    Me gusta

  13. Nacho: No creo haber dicho lo contrario. Y es un poco incoherente el hecho de que la tenga un libro con trabas para ser copiado.

    Guillermo: Pues muchas gracias 🙂

    Borja: Pues en este caso, hemos de reconocer que si ha tenido tiempo… asi que eso, al menos, si es genial.

    Me gusta

  14. Turista: Si no cuadran en la definición, lo mismo es que no son gurus. Y no has notado bilis porque no la hay. La opinión y la crítica no deben surgir del estómago sino de la cabeza. En cuanto a lo del manifiesto, te aseguro que no hubiera ido, al menos en las mismas circunstancias que se produjeron. Y no fui yo quien asumió esa representación. Fueron ellos.

    Bluemag: Poco a poco lo mismo conseguimos que eso cambia 🙂

    Me gusta

  15. Adolfo, totalmente de acuerdo en todos tus argumentos. Es más, aquí explicado me gusta más que leído en twitter. A veces, cerrarnos a los 140 nos obliga a ser muy concretos, y hay matices necesarios de aclarar. Y creo que los has aclarado muy bien.

    Enrique, si lees esto, la percepción que tenemos muchos de ti es justamente esa, de un soberbio y prepotente. Quizá no seas así. Pero yo no soy tu alumno, ni vecino, ni cuñado. Estás convirtiendo tu identidad pública en algo sin término medio. Supongo que no es eso lo que buscas.

    Me gusta

  16. Adolfo, yo puedo contestar por DM a cualquiera, o solo a las personas a las que sigo. Otra cosa es que no me puedan contestar a mí (por algo que es problema de Twiter, no mío), pero pueden contestarme o bien en público si quieren, o bien en privado a mi correo electrónico, que está en todas partes. La razón por la que no respondo en público es el ruido: muchas personas cuando empecé a usar Twitter y empecé a crecer muy rápidamente en número de followers me dijeron que mis contestaciones creaban mucho ruido, y que no los gustaba seguir a una persona que generaba tal cantidad de updates y casi monopolizaba su timeline (joer, qué de palabros!) Eso es todo, nunca ha sido una posición de soberbia, ni estoy de acuerdo en que “no use Twitter”. Lo uso muchísimo, le saco mucho partido, mi Twitter es un exitazo, y ademas de usarlo, lo estudio, lo analizo y puedo hablar de ello con plena autoridad. Ahí no estamos de acuerdo. Pero no se puede estar de acuerdo en todo. Sobre lo del bloqueo… lo siento, pero no admito insultos. Si alguien me insulta o me demuestra que le molestan enormemente mis actualizaciones, lo bloqueo. Me parece lo lógico.

    Sobre el manifiesto, o sobre la coherencia del libro: cuando quieres que las cosas cambien, y yo de verdad que lo quiero, las posiciones maximalistas son una mala cosa. ¿Podría haber insistido en poner mi libro yo mismo en mi web desde el primer día? Podría. ¿Resultado? Como la editorial no estaba cómoda con ello, su apuesta en distribución habría sido menor, y habría llegado a menos sitios. Esto no es opinión, es un hecho: el resultado neto habría sido menos llegada al público que busco, y no por “el resultado nocivo de ponerlo en la red gratis”, cosa que jamás he defendido, sino por el grado de apuesta de la editorial. Ahora, diez días después, el libro ya está en la red, están cambiando cosas en la mayor editorial de España, y no hay problema ninguno. Mi jugada está saliendo bien, aunque algunos me acusen de incoherente. Sobre el manifiesto: lo mismo. Si decidimos no ir, no habríamos conseguido muchos de los efectos de visibilidad y de disrupción que indudablemente sí conseguimos. Sobre esto, como sobre todo, siempre habrá opiniones y todas son discutibles. Pero achacar todo al tamaño de mi ombligo o a una presunta soberbia que muy pocos de los que me conocen corroboran como tal… perdona, pero me parece un poco simplista. No puedo intentar caer bien a todo el mundo: ni es mi estilo, ni es posible a partir de determinado nivel de exposición pública. Pero al menos, me alegro de que me brindes este hilo para explicarme.

    Saludos,

    Enrique

    Me gusta

  17. Hola Adolfo, soy de la opinión que me gustan las personas, no los personajes. Pese a que cada uno tenemos nuestras opiniones, (unas veces en contra y otras a favor), te adelanto que me ha gustado MUCHO tu entrada al blog.
    Muchas veces, y dependiendo del blog en que te halles, debes leer entre líneas.
    Me gusta entrar a tu blog, (tu casa), pues tengo la sensación y asi lo plasmas con cada artículo, que leo a una persona, cercana, amigable y presta a ayudar. Solo hay que seguirte en Twitter y leerte entre líneas.
    Enrique Dans, en mi modesta opinión, lo que me hace llegar por su blog, (su casa), es que entro en la zona de los personajes. ¿De quién es la culpa que suceda esto?. Evidentemente no es mía, sino de la forma en que plasma con letras sus entradas. Lejano, inaccesible… y la lectura entre líneas refleja poco sentimiento.
    De los dos aprendo, no cabe duda, pero… el enriquecimiento es mucho mayor cuando lees a una persona.
    Simplemente, el pensar y sentimientos de una persona. (@balaustre).
    Enhorabuena, Adolfo

    Me gusta

  18. Enrique, me has emocionao. Nada que ver tus comentarios aquí a como te veía en tu blog. Aunque sigo sin estar de acuerdo con como planteas la propiedad intelectual

    ¿Y si quedáis a tomar unas copas y echaros los trastos a la cabeza? Lo malo es que no nos ibamos a enterar de nada.

    No fui capaz de pronunciarme sobre el manifiesto, ni de apoyarlo; tenía mis dudas.

    Otra cosa en la que creo que coincido con el propietario del blog es que soy del 66

    Me gusta

  19. Enrique: Vayamos por partes.

    En cuanto a Twitter.No es cierto que puedas contestar a todo el mundo por DM. No lo podrías hacer conmigo, puesto que no te sigo. Ni yo contigo, pues tampoco me sigues. ¿Es problema de Twitter? Yo más bien creo que es un problema de uso de la herramienta. Claro que se puede hablar por e-mail, pero siguiendo una de tus definiciones, se trata de otras “capas”. Aludes a que mucha gente habla de “ruido”. Puede ser. Pero esa cuestión no deja de ser otra característica de cada usuario de Twitter. Me explico. Si mi interacción crea mucho ruido en Twitter, no voy a dejar de hacerla, al ser la principal característica y la que más me gusta de esta red. El sistema que forma cada usuario y sus seguidores tiende a equilibrarse sólo. Pero no voy a dejar de hablar, si me gusta, por que haya gente, con toda su razón por otra parte, que me diga que hablo mucho. Y si, estamos en desacuerdo en cuanto a poder hablar de Twitter. Yo no apoyaría una afirmación tal que “Twitter es una anécdota geek”. Y no lo haría porque en mi caminar en Twitter no hay demasiados geek, aunque confieso que a veces no se muy bien que significa. Con todos mis respetos, al pensar que en Twitter lo más importante es la conversación y el compartir, el número de las personas a las que sigues, sobre todo en comparación a las que te siguen, si es indicativo de que no entiendes Twitter y su uso, o al menos el más importante para mi, de la manera más acertada, y no hablo de los beneficios para tu persona, sino de un análisis hacia fuera. En cuanto a los bloqueos, no hacen sino incidir en la misma imagen que estás construyendo. Me parece estupendo desde un punto de vista personal. Es tu perfil. Pero no me parece buena idea opinar sobre Twitter no haciendo uso de su característica principal.

    En cuanto al libro: En efecto. Hablas de tu “jugada”.Has sido tú, y no otro el que ha elegido la editorial, y de ese modo, también la manera de ponerlo a la venta.Para mi es incoherente el hecho de que tuvieras la certeza de que lo fueran a poner en la red, y no hacerlo tu antes por tu cuenta.No critico el hecho de que quieras llegar a cuanta más gente mejor. Yo, con mi libro, mucho más humilde e infinitamente menos conocido, quiero lo mismo. Pero por delante de que quiera muchos lectores, quiero ser coherente con lo que defiendo, con mi “modelo de negocio”. No sólo me importa vender, me importa mi imagen.

    El manifiesto: Mi “problema” con el manifiesto no es, en modo alguno, simplista. Mi opinión ha quedado desarrollada en varios post sobre el tema, publicados en su momento. Te invito a leerlos. En este caso, no pienso que redactar e impulsar esa acción de la manera que lo hiciste (y particularizo en ti no porque seas el único, sino por que hablo contigo) diera a entender otra cosa. Ese manifiesto asumía una representación que nunca tuvo, y en esa reunión tuviste un comportamiento, a mi juicio, muy poco dialogante o deseosa de encontrar una solución. Tus declaraciones posteriores al respecto distan mucho de ser flexibles o de dejar un resquicio a la razón de las otras partes, más bien siguen ancladas en la misma posición de partida. Y eso, en un debate, que nos concierne a todos, no es que me parezca simplista, me parece poco efectivo.No hablo de tu ombligo o de soberbia. Hablo de que parece interesar más tu presencia en todo esto que la solución.

    Yo no pretendo caer bien a todo el mundo,ni tampoco lo contrario. Lo que si pretendo es que no haya mucha diferencia entre mi imagen delante de cualquiera en la calle o en la red, fuera de los límites normales de la intimidad, por supuesto. No se que ocurrirá cuando tenga “un determinado nivel de exposición pública”, porque no es el caso, aunque intentaré que mis amigos o mi familia no se sorprendan demasiado. Tú mejor que nadie, porque imagino que la imagen en la red será un tema que trataras en tus clases, sabes lo importante que es esa diferencia. No creo, por ejemplo, que pretendas vender tu libro sólo entre tu círculo más cercano, y entiendo, por lo tanto, que tu imagen tiene mucho que decir en ello.

    Para terminar, y siendo justos, he de expresar mi sorpresa (agradable) por tu seguimiento del post. No la esperaba. No suelo rehuir ningún debate, y mi blog está abierto a la expresión de cualquiera que quiera opinar. No iba a ser distinto en este caso, sobre todo a la persona a la que se refiere el post. Gracias de nuevo.

    Me gusta

  20. Cartier: Si, por supuesto, cada canal de comunicación tiene sus ventajas e inconvenientes… por eso es bueno que se puedan poner enlaces en Twitter.. 🙂 En cuanto a lo que comentas de la imagen pública, puede que ese sea el gran problema, efectivamente.

    Balaustre: Muchas gracias… Puede que la red venga a cambiar precisamente eso. QUe haya más personas, y menos personajes, o que la diferencia entre esos dos conceptos quede más diluida.

    Hitos: Otro del 66! Y volvemos al problema de personaje y persona. Está resultando muy interesante este hilo, si señor.

    Me gusta

  21. Cuando te comentaba lo de la licencia me refería a este párrafo que copio de más arriba.

    (…) La conversación derivó después en un debate sobre la falta de coherencia que para mí suponía que el amigo Dans, tan ardiente defensor de la cultura libre y de las redes, pusiera trabas para que su libro fuera copiado libremente. Aunque fue una conversación mantenida en un tono educado, me sorprendió la afirmación de mi interlocutor de que mi libro “Primera Cosecha” no tuviera la misma licencia Creative Commons, que si la tiene, además de que en su versión PDF es de descarga gratuita (…)

    Igual no lo he entendido bien. De todas formas quiero felicitarte por la forma en la que has tratado este asunto y en el agradable debate que se ha generado. Me parece un ejemplo para todos y una forma estupenda de saber un poco más de ti y de Enrique. Aclarando posturas. (Sobre todo las mías).

    Un saludo.
    Nacho Cuevas.

    Me gusta

  22. Me juego dos cervezas a que POLEMAN es usuario activo de … pero no viene al caso. (Es que allí hay mucho mitómano.)

    A lo que iba, quizás, es mi opinión, lo que hay que enfrentar es la opinión, el gesto, la actitud, la acción, el comentario, la palabra… y no a la persona.

    Yo no tengo nada contra Dans y, a buen seguro, si lo conociera en persona, me tomaría un café y echaríamos una charla informal, es un suponer. Hay cosas que dice que me convencen y otras que ni cobrando (tendría que disimular, una vez tuviera el dinero en la mano, y se me da mal).

    Claro que, si tú estás obsesionado con Dans, tampoco es que sea una postura más sana la del mitómano-defensor-a-ultranza-de-ídolos, léase fans o fanáticos. En fin, también este tipo de personaje “se lo debería hacer ver”. (¡Odio esa expresión, muy usada por el usuario trollero! El “háztelo ver” es una expresión pedante y estúpida digna del mejor de los idiotas.)

    En fin… leer con humor, que yo de esto ni como ni cobro. 😉

    ¡Un abrazo!

    Me gusta

  23. Pues estoy de acuerdo contigo amigo cosecha, lo siento pero veo al Sr. Dans partidista en las entrevistas a las que le invitan, y en los post, curiosamente todos los que hablan sobre sus amigos, los proyectos de sus amigos y los cacharros que presentan sus amigos son fantásticos, nunca hay una pega a pesar de que existan como el post del Nexus One o de la entrevista en CNN+ con motivo del lanzamiento del ipad, nunca edita ni rectifica, en fin, igual estamos ante el próximo Ministro de Ciencia y Tecnología.

    Sau2

    Me gusta

  24. Hola a todos! Soy uno más del 66. Desde la intervención de E Dans en “La noche en 24 h” comencé a interesarme por el personaje (que no por la persona). Es por ello que hoy me dirijo a vosotros. Os felicito por esta entrada (porque la hacéis todos) es una de las más saludables y reflexivas que he encontrado.
    También he de felicitar al asesor de la ministra Sinde…¡qué perspicaz! ¡Les ha salido una jugada redonda! Llamar “a consultas” a alguien, elevándolo al grado de representación, intuyendo por que pie cojeaba y…cojeó en breve espacio de tiempo. Mis felicitaciones Ministra; es usted una gran estratega con muy buenos asesores. Dá miedo estar enfrentado a usted.
    A Enrique, comentarle lo que ya expresé en su blog. No te pillamos!, no entendimos por donde ibas (como sí lo hizo la ministra) y estamos tremendamente decepcionados. Nos impusieron un interlocutor y no nos representó…suele pasar. Has tenido una oportunidad sin igual y la has desaprovechado o, mejor dicho…tú la has aprovechado.
    En la situación en la que estabas, si no hubieras pensado en tu propio beneficio creo que tu libro hubiera sido superventas a pesar de haberlo colgado como libre descarga en la red. Has tenido la oportunidad de que muchos de nosotros aceptáramos tu “representación” y eso sí catapulta. Pero créeme…no nos representas.

    Me gusta

  25. Divagaré…Tengan ustedes por seguro que, cuando los componentes electrónicos sustituyan a lo tradicional, nuestros problemas serán totalmente distintos. Cuando no haya libros en papel, las editoriales y la SGAE serán compañías eléctricas y de componentes. ¿Qué no se lo creen?…compren ustedes unas pilas o baterías. ¿Se imaginan el cataclismo?. Los “piratas” tendrán entonces que reinventar la imprenta porque los cartuchos de tinta sólo se cambiarán por oro y serán gestionados, de por vida, por los herederos de Teddy Bautista y Ramoncín. El agua potable sólo existirá embotellada con la marca EDANS, eso sí, no se le podrá negar a todo aquel que la pague y éste podrá mezclarla y usarla como le venga en gana. Los piratas volverán al papiro…de piel de cabra pues la Papelera SINDE posee todo los derechos sobre los árboles y la celulosa. Pero por lo menos, los piratas podrán comunicarse mediante el TAM TAM pues los derechos sobre su uso volvierón a la sociedad después de las sangrientas manifestaciones de octubre.

    Me gusta

  26. Excelente post, Cosechadel66! Mi opinión viene a ser casi igual que la de Piedra Artificial: me gustan las personas, no los personajes (y, menos aún, los personajillos). Para ser Enrique profesor del IE en temas de estos, la verdad es que cuida muy mal su imagen pública. Siempre que le leo percibo prepotencia, endiosamiento y mucha lejanía. Sería lo que podríamos llamar un ¿nuevo gurú? Quizás acostumbrado al tono habitual de Enrique, parece que su participación activa en este post fuera una especie de “auto-lavado de imagen” que se está haciendo…

    Un saludo de otro del 66,
    Potele

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s