Y el Troll era el Gurú

Mantengo en convencimiento de que uno de los principales problemas de La Red, entendida como algo que no es un mundo en si mismo, sino una herramienta para el  mundo es la élite que pretende dominarla. Si no logramos que la Red la dejen de controlar aquellos que tan sólo parecen velar por sus intereses personales, pues eso y no otra cosa es lo que se ha “manifestado” con el “manifiesto”, y no la hacemos cada vez más extensiva al resto de la sociedad, la Red habrá perdido parte de su gran potencial.

Los “Gurús” se creen en posesión de la verdad. Y no admiten discusión. Y cuando se les indica su incoherencia en los planteamientos, se defienden con el simple insulto. Enrique Dans, uno de los impulsores y primeros firmantes del manifiesto, en una entrada sobre “Spotify” (plúmbea y llena de tópicos, como casi todas las suyas), es interpelado en un comentario de esta manera:

Sí, claro, guays, ideal de la muerte. Peeeero, resulta “tu libro” se distribuye con DRM.
Consejos vendo…

El comentario no es, ni mucho menos, ofensivo. Se limita a incidir en lo que hemos dicho muchos: la incoherencia de predicar la necesidad de “dejar jugar con los bits” y luego ofrecer un producto que no ofrece esa posibilidad.

Esta es la contestación del Sr. Dans:

#012: Joder, qué coñazo de tío… mi libro NO TIENE DRM. Lo que tiene DRM es uno de los canales por el que se vende, cosa que no tengo forma de evitar (sí, claro, no vendiéndolo ahí, pero es que da la casualidad que se ha vendido un montón por ese canal… será que alguien lo quiere). Si lo vendo para Kindle, también tendría DRM, ¿y qué? ¿Me convertiría eso en “malvado” o en “incoherente”? ¿Quieres mi libro sin DRM? Tómalo. ¿Algo más? Venga, sigue criticando. ¿Quieres también que te lo vaya a leer a la camita?

Más claro el agua. Mientras el comentario respondido no es ofensivo, sino irónico, la respuesta es altanera, de mal gusto, y con una utilización de la ironía que dista mucho de querer calmar ningún ánimo o dar pie a un debate sobre el tema. En mi barrio, cuando alguien contestaba de esa manera, se decia aquello de “Quien se pica, ajos come”. El Sr. Dans sabe perfectamente que la única razón para hacer lo que ha hecho con su libro es su bolsillo, al mismo tiempo que se ha pasado años criticando lo que ahora está haciendo él. Como muy bien dice, lo hace porque se vende bien….

Para más INRI, en su blog existe la moderación de comentarios, y tiene un texto que dice literalmente:

Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista

Como siempre, Dans y los Gurús quieren muchas reglas para los demás, pero ninguna para ellos. El peligro es que son ellos los que aparecen en los medios externos a La Red, los que dan la imagen de esa Red a quien no sabe lo que hay dentro. Y la Red no son ellos, la Red somos todos.

Categorías:Desde esta parte del PatioEtiquetas: , , , ,

20 Comments

  1. Pues si el enlace que ha publicado es el bueno está lleno de faltas, y la verdad del primer ojeado de varios capítulos me parece un copiar la wikipedia con otras propias palabras.

    La aportación para alguien del sector es la de una redacción periodística de la wikipedia que puede ser algo agradable, pero que creo que esta al alcance de cualquiera que sepa redactar, pero para el público al que dse dirige creo que es adecuado.

    Me gusta

  2. La verdad es que moderar comentarios y poner normas no me parece mal, siempre y cuando uno mismo predique con esa mesura que exige a los demás. Porque no he entrado en el enlace, pero la verdad es que el ejemplo que has puesto con esos comentarios, bueno… se me ocurren mil maneras más elegantes en que podría haber contestado el tal Dan. Y bueno, eso pasa en todas partes, pero prolifera sobre todo en la Red. Por desgracia.
    Un saludito!

    Me gusta

  3. Lo de siempre, que ya hemos comentado muchas veces: que todo sea libre y gratis, menos lo mio. Hoy había un reportaje muy intereante en El Pais sobre los jugosísimos ingresos de las webs de enlaces, descargas y streaming a base de publicidad y de vender los datos de sus usuarios. Para que luego nos vengan Gurús de este calibre disfrazados de Robin Hood. Tela.

    Me gusta

  4. Aunque es verdad que la respuesta es excesiva, supongo que Enrique estará hasta arriba de responder a las misma pregunta una y otra vez, no creo que como autor tengar que predicar, la decisión del DRM no la toma él, así que cerrarte en banda a la distribución por ese canal porque tu no estás de acuerdo es una paletada que además la editorial no consentiría (por lo tanto no habría libro).

    Es un gurú, pero también es humano, quizás por eso ha tenido éxito es su blog, la gente no está obligada a leerlo, si no te gusta no lo hagas. A mi lo que me parece sorprendente es que él se siga tomando el trabajo de responder a su innumerables trolls, creo que gurús y trolls participan alegremente del mismo juego.

    Me gusta

  5. Enrique Dans es un gran comunicador, pero francamente, y sin ánimo alguno de menospreciar esa innegable labor, no es guru en absoluto en lo que se entiende de que un gurú es un visionario.

    Las cosas que dice en su blog amén de polémicas, no escrutan el futuro sino el presente, no presenta análisis alguno con valoraciones cuantitativas, y su experiencia empresarial conocida tampoco avala este punto.

    Su libro también va en esa vía, no te cuenta nada que no puedas ver en la wikipedia o con un par de golpes de google.
    Pero para mucha gente eso es una labor necesaria por lo que es bueno que exista y continúe su labor.

    Ahora cuando se mete en los jardines de la legislación que deberíamos tener o los modelos de negocio que van a triunfar haría mejor en estudiar más lo que dice por que en cuanto intenta aportar datos que no sean de otros no resiste un mínimo análisis.

    Me gusta

  6. Yo no pierdo tiempo visitando a este ni a otros que se creen los dueños del balón, nunca me han gustado los famosos, por eso yo nunca lo seré. Ya me gustaría a mi que pusieran barreras a la red la cosa se pondría más divertida y las descargas aumentarían exponencialmente. A Dans que le dens.
    Un saludo.

    Me gusta

  7. Yo, que llevo poco en esto de Internet, desde 1998 (antes fueron otras, historias de viejos), te puedo decir que no sabía quien era Dans hasta el año pasado, cuando empecé a entrar algo más seriamente en esto de la blogosfera.

    De verdad, que los gurús no lo son tanto ni su influencia tan poderosa. Que le damos más de lo que merecen. 😀

    Además, yo he venido aquí para hablar de mi libro… XD

    Me gusta

  8. Hoy anda por Coruña presentando su “obra” si quieres me paso para que te dedique uno hehe, lo de este hombre cada vez es más vergonzoso y se cree más poseedor de la verdad absoluta y sin duda lo mejor como se carga los comentarios que no le interesan, aunque no sean ofensivos, en fin.

    Sau2

    Me gusta

  9. no creo que sea el caso, yo creo que es más la suma de:
    1) Una audiencia totalmente perdida en estos temas
    2) una situación de cambio bastante abrupto donde no hay experiencias previas y donde todo lo que se diga independientemente de quien lo diga puede ser plausible
    3) un buen comunicador, que aun sin información novedosa da el pego en este entorno donde no hay experiencias previas

    y claro como consecuencia de eso este caballero se convierte en centro y solución de quien quiere alguien que le llene un espacio informativo con titulares. Y por eso tu lo ves tanto por ahí.

    Me gusta

  10. Uf, aug… ¿Qué quieres que te diga?

    Este señor se ve en la necesidad de alimentar su papel, por mucho que éste sea ficticio o de vodevil. Con su pan se lo coma y quien quiera seguirle, pues allá él o ella.

    Yo me pregunto si merece la pena echar leña a fuego tan exiguo: cuarenta, ochenta, cien comentarios. ¿Y qué? Y venga pólvora y pólvora… Recuerdo la tan jaleada concentración contra el canon del año pasado: unas trescientas personas, en el mejor de los cómputos. Entre los presentes, el señor Dans. Me río yo de liderazgos o élites así. Eso es controlar la Red, ¿no?

    Cierto que al señor lo llamaron a los despachos y tal. Probablemente es lo que buscaba: sus minutos, horas, meses, años de gloria. Un imperiillo mediático para minorías, al fin y al cabo.

    Lo del libro está claro: una debilidad, digamos, IE Business School (mis saludos a Güemes). Es parte de la farsa, creo.

    Si sacará o no más tajada, el tiempo lo dirá: quizá cuando gobierne el PP.

    Deberíamos, creo, atender más a hacer de la Red lo que dices al comienzo de la entrada y menos a estos mofetas, perdón: profetas de no se sabe qué credo (bueno sí: el credo del “ego sum”).

    Cabría preguntarse si estos especialistas no están precisamente para intentar poner coto a lo que parece incontrolable.

    Mejor la llamada de la selva que la del gallinero.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s