A veces es una sonrisa

A veces es una sonrisa. Nada más. Un simple movimiento de tu boca, llevando sus extremos levemente hacia arriba. Y tus ojos, grandes. A veces es una sonrisa en medio de un día como tantos otros. No haces el día maravilloso, pero logras que un lunes se parezca bastante a un viernes, o que una tarde fría de febrero pueda medirse sin miedo a una mañana de julio. No es más que una sonrisa, una leve caricia al tiempo y al espacio en que nos movemos. No me hace mejor, ni más rico, ni más inteligente. Pero me recuerda canciones que a veces olvido, hace que me apetezca un café lento y caliente entre mis manos. No salvas el mundo al sonreir, ni acabas con toda la mierda que aparece al abrir los diarios, pero haces que todo sea un poco menos sucio, que apetezca estar dispuesto a sonreir al mismo tiempo que tú, y al menos tener un lugar donde estar entre los escombros. No es más que una sonrisa, lo sé, pero tiene el valor de una foto entre palabras, de un pájaro en mano comparado con cientos volando, de prevenir enfrente de curar. A veces, haces que me sienta bien. A veces es una sonrisa.

Categorías:Por aquí dentro, TerceraEtiquetas: ,

12 Comments

  1. Hacía tiempo que no te visitaba. Los compromisos de acumulan. Se acerca ya el lanzamiento de otro libro y entre eso y las prácticas en un nuevo trabajo, el tiempo se nos va de las manos. Pero siempre es grato llegar hasta esta puerta.
    Sigue adelante, Adolfo.

    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s