Son-risas

El mundo es un lunes que ni siquiera tiene un domingo detrás. Es un lugar frío y duro donde el peligro, moral o físico está a la vuelta de la esquina. Un lugar donde el dolor estira las piernas, se pone las manos detrás de la cabeza y se pone cómodo. Contra esto las personas parecemos tener pocas soluciones efectivas. Da la impresión que el mundo no tiene arreglo, que la vida es un valle de lágrimas donde tan sólo queda sobrevivir a duras penas, un campo de batalla donde sólo quedan ya dos uniformes que ponerse, el negro de luto o la armadura a juego con la espada.

Y sin embargo, sonreimos. Vemos un niño jugar y sonreimos, una pareja besarse y sonreimos, un mensaje original  y sonreimos. Y eso no significa negar la realidad, lo finito de la vida, la imposibilidad de arreglar el mundo, de ser eternos, de evitar el dolor, la pérdida, la ausencia. Significa afirmarnos como seres humanos, dar sentido a lo que debe ser defendido, nuestra misma definición de humanidad. Las lágrimas existen porque han conocido las sonrisas, la ausencia se llora porque la presencia ha existido de tal manera que todo lo ha llenado, los adioses duelen porque desde el primer hola los amantes sólo tuvieron caricias el uno para el otro. Si no conociéramos lo bueno del ser humano, no nos dolería tanto lo malo que puede llegar a ser.

Y una sonrisa se convierte en la mejor arma contra el dolor cuando se comparte, cuanto se convierte en un regalo, en una provocación a que el otro te entregue la suya, para que sean algo más juntas. Entonces, son-risas, son-palabras contra el miedo a que nada tenga sentido, son-refugios donde podemos pararnos y pensar que el futuro existe aunque siempre parezca que está lejos, porque son-pasos que damos, por pequeños que sean. Son-ganas de hacer las cosas un poco mejor, son-motivos para seguir creyendo, para no caer, para levantarnos cada vez que caigamos. Son-colores para pintar los grises. Son-somos.

Si son-reimos juntos, son-seremos más.

Categorías:Por aquí dentro, TerceraEtiquetas:

9 Comments

  1. De lo bien que escribes esto me ha parecido superlativo, me he quedado practicamente con la boca abierta. Y es que tienes, además, toda la razón. Te dejo una gran sonrisa, igual que tu la has provocado en mi.
    Un saludo.

    Me gusta

  2. genial… me recuerda a la “conversación” que tuvimos en mi blog.. tengo ganas de escribir sobre eso. tenía. lo has verbalizado tú.. es necesario sonreír, reír, disfrutar… es muy necesario para que algunas cosas puedan cambiar

    precioso..una vez más y estoy segura de que todas serán así

    besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s