A vuela tecla

a vuela ~.

1. loc. adv. Muy de prisa, a merced de la inspiración, sin detenerse a meditar, sin vacilación ni esfuerzo. Componer a vuela pluma


A vuela tecla. Escribir. Los dedos (dos) pulsando teclas, letras, palabras. Puntitos negros. Pensar en el rayo de sol que se cuela atrevido sobre la mesa. iluminando cenizas que habría que limpiar. Un destornillador entre bolígrafos se empeña en hacer amistades imposibles con un rotulador de punta fina. Lucha de clases. Recuerdo tus labios y tu sonrisa. Apareces en los momentos más insospechados. Hablo de destornilladores y recuerdo tu sonrisa. ¿Que caja abriste? Tantas cosas que hacer, tantos futuros y horizontes. Y en un momento determinado, todo se reduce a rayos de sol y un destornillador fuera de sitio. Y a tu sonrisa.Una banda de rebeldes segundos pasa por delante. Un par se entretiene jugando en la tecla de Escape, como dos presidiarios cualquiera. A uno de ellos lo conozco, fue un segundo pensando ayer en días grises, de manta y posición fetal. Dicen que un tipo llegó a un horizonte y detrás había hierros soportando la valla publicitaria. Hay futuros en ese escaparate. Quiero el rojo brillante apoyado en la bolsa azul de recuerdos. He dejado mis manos marcadas en el cristal. A vuela tecla, escribiendo pensamientos que deben andar sueltos por ahi dentro, lo mismo les estoy molestando. Tan tranquilos ellos por la mente y voy yo y los escribo en está pantalla que a veces sueña con ser papel, igual que las teclas sueñan con ser pluma y yo a ser escritor. Todos soñamos.

Algunos, a vuela sueño, a vuela tecla.

Categorías:Por aquí dentro, TerceraEtiquetas: , , , ,

8 Comments

  1. Sí y no.

    Natura fieret laudabile carmen, an arte,/Quaestium est. Ego nec studium sine divite vena,/Nec rude quid prosit video
    ingenium: alterius sic/Altera prosit opem res, et conjurat amice.

    Lo de arriba lo escribió Horacio. Traducido por Iriarte:

    Dudan si el verso digno de alabanza
    Del natural ingenio se deriva,
    O bien del artificio y enseñanza.
    Yo creo que el estudio nada alcanza
    Sin la fecundidad de la inventiva,
    Ni la imaginación inculta y ruda
    Es capaz por sí sola del acierto;
    Pues han de darse, unidas de concierto,
    Naturaleza y arte mutua ayuda.

    Luzán lo dijo de manera más sintética: “El solo ingenio y la naturaleza sola no bastan sin el estudio y arte, para formar un perfecto poeta.” Quien dice “poeta”, dice “escritor”, obviamente.

    Desde mi punto de vista, no se trata tanto de someterse a reglas, como de una necesaria conciencia de construcción o, como diría de nuevo Horacio, una necesaria labor de lima que potencie, haga más efectiva y, si es necesario, corrija la labor de la inspiración o, si lo prefieres, del magma de las ideas, pues un texto no consiste en juntar más o menos unas cuantas expresiones o frases felices.

    Así que a vuela tecla sólo lo necesario y nunca como punto de partida exclusivo o preferente.

    Me gusta

  2. No y sí.

    Si tus textos siempre fueran a vuela tecla, te habríamos dejado por imposible hace ya rato. O tú mismo te habrías dejado. Hilar frases ingeniosas (aparente, y solo aparenteMente) inconexas es un ejercicio brillante y hasta purificador cuando se sirve como una excepción. Como un plato de temporada (único e irrepetible) en una carta que por lo demás ya es exquisita a diario. Eso, y no otra cosa, a mi humilde entender, es lo que tú haces. Así que, hijo mío, en una cosa ya puedes dejar de soñar, tranquilamente. Eres escritor. Y estupendo.

    Un abrazo.

    Me gusta

  3. tito558

    “Dicen que un tipo llegó a un horizonte y detrás había hierros soportando la valla publicitaria” esto es genial, el texto es genial. todos soñamos aunque depsiertos este mar de raalidades abrumadoras, a veces podriamos pensar que esto mismo es un sueño. Comparto esto que escribo contigo:

    Y de repente pierdo la fuerza
    y me voy
    y vuelo otra vez,
    vivir en un lamento no es vivir,
    he sentido llamados de otro mundo.

    Y caigo en el delirio
    Y despierto donde quise estar,
    Y me entrego a la demencia
    la locura es mi estado natural

    y busco donde nada se perdió
    cavilo como si estuviese en teturlias
    hablando temas interesantes,
    y me traslado
    y me pierdo
    y sigo loco en esta selva de cemento
    y hago plena la estadía aquí
    y me escapo de repente
    y me pienso
    y rio también de forma sensata
    y cuando se me va la risa, la dibujo en un papel para no olvidarme de ella
    y extraño mi inocencia
    y corro detrás de mi hasta alcanzarme
    y respiro ese humo que estimula mis centros nerviosos
    y recupero la esperanza
    y me hago el dormido
    y empiezo a temer
    y me despierto con ganas
    me agoto, me vuelvo a perder
    y comienzo de nuevo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s