Weltschmerz

El mundo no es como lo soñamos, o como lo deseamos. El idioma alemán tiene una palabra específica -Weltschmer- para designar el sentimiento de pena, melancolía o depresión que se produce cuando se confrontan esas dos sensaciones: la del mundo que deseamos y la del que existe en realidad. Morimos, sufrimos, nos duele. Los sueños se rompen y las ilusiones son caras.

Esa depresión, ese “Weltschmerz” puede que este, de una manera u otra, en cada uno de nosotros. Es posible que no de manera extrema, que tan sólo sea una sensación breve de vez en cuando, un reflejo gris en el espejo por las mañanas, una punzada en el sillón al ver las noticias, o una sensación de ahogo al oír a un amigo contarnos su desgracia sin que podamos ayudarle.

Y el reflejo que tenemos para defendernos de esa sensación, de ese reflejo, de ese ahogo, es no mirar. Cerrar nuestros ojos a la mayoría de las cosas que no podemos controlar. No dejar que la realidad nos aplaste por el método más rápido: ignorarla. No podemos arreglar el mundo, así que lo hacemos pequeño, controlable hasta lo posible.

Pero eso no es más que un engaño, otra ilusión. El mundo no es mejor, la vida no es más plena porque evitemos pensar en los problemas o en las dificultades. No van a desaparecer porque no los veamos. Aunque también es cierto que lo contrario, sucumbir a la palabrita alemana, a la desesperación, a la melancolía, tampoco es la solución de nada. La verdad es que ni podemos arreglar el mundo ni podemos dejarlo como está. Nos queda seguir adelante, mejorar lo que podamos, cuidar de lo que tenemos, dar un paso tras otro y seguir viviendo. Compartir, sonreir, hablar, empujar. Cada uno en su medida, cada uno intentando superar su particular Weltschmerz.

Toda esta reflexión a venido a cuenta de un magnífico anuncio de Amnistía Internacional que ha sido colocado en las paradas de autobuses de la ciudad alemana (como la palabreja) de Hamburgo. Mediante una cámara integrada en la marquesina, se detecta si se está mirando el anuncio. Si no es así, se reproduce una escena de violencia doméstica. En el momento en que se mira, la escena se para. El mensaje es claro: “Esto ocurre cuando  nadie está mirando”. Quizás debamos todos abrir, aunque sea un poco, la máscara de nuestro propio Weltschmerz para que nadie crea que no está siendo observado y pueda hacer cosas que no hacen sino el mundo peor de lo que es.

Visto en Crooked Brains

Categorías:Joderquebuenoes, Nosotros podemos, Visite nuestro barEtiquetas: , , ,

8 Comments

  1. De acuerdo, Adolfo, con la reflexión. Yo me suelo quitar de encima el “Weltschmerz” ese escribiendo, aunque me lean cuatro gatos.

    Por corregir un poco el mensaje de AI, sin discutir su necesidad (hace un rato he leído que el mes de julio ha sido especialmente funesto en cuanto a violencia machista): hay que tener en cuenta, primero, que muchas cosas pasan ante nuestros ojos. Ya sé que el mensaje no es literal y que apela a la conciencia; mas no sé si es peor cerrar los ojos o quedarse, simplemente, mirando.

    Me gusta

  2. Que curiosa campaña, llamativa es llamativa, funcional lo dirá el tiempo.

    En León el Ayto a iniciado una campaña al respecto.
    Hace un par de semanas la cuñada de un familiar sufrió una agresión, derribaron la puerta de una finca y agredieron a todo el que estaba dentro.
    Denunciaron y aún no ha pasado nada, un guardia civil aconsejó contarlo en los medios de comunicación, ello hace más presión y tal vez la podrían proteger mejor.

    Hablaron conmigo y yo con la SER de aquí y un medio digital, ninguno se atrevió a publicar nada, si no hay nota de prensa de la subdelegación de gobierno no publican estos incidentes.

    Les facilité el cuartel donde denunciaron y todos los datos de que dispuse, pero fue en vano.

    El agresor tiene 3 órdenes de alejamiento y ahora está buscado, pertenece a un clan y la chica está muerta de miedo.

    De nada le sirvió el teléfono con geo localización de emergencias que lleva.

    Me gusta

  3. theodore

    Inteligentísima campaña. Y como de costumbre, una lúcida y poética reflexión la que te ha proporcionado. Y la palabra es tan hermosa…que habrá que hacer algo con ella.

    Un abrazo.

    Me gusta

  4. la campaña es genial, muy buena… buena de verdad… por real y por currada

    la palabra me ha dejado regusto raro… no se puede dar la espalda pero dejarnos sumir en la depresión tampoco.. creo que conozco muy, muy bien lo de Weltzschmer… en el blog lo disfrazo de Polyannismo.. es una forma de hacerlo.. en la vida.. voy navegando 😉

    besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s