La neutralidad de las ca-red-teras

Anda estos días, semanas, meses el patio revuelto por un tema tan delicado como complicado: la neutralidad de la red. Si oyes a determinada gente, parece como si unos malvados fueran a utilizar cadenas para atarnos con ellas y romper nuestra libertad. Al modo de arenga en la batalla, cual Gibson en Braveheart, apelan a la libertad contra un gobierno demoniaco que está al servicio de aun más malvadas empresas. Un horror, vamos.

El concepto básico de la neutralidad de la red “garantizar que todos los paquetes de datos que recorren Internet deben ser tratados por igual con independencia de su origen, contenido o destino”. Hasta ahí, todo estupendo. La definición suena a derechos humanos, a todos somos iguales, a libertad. Dificil no estar de acuerdo con ello y defenderlo como si nuestro modo de vida dependiera de ello. Pero como he dejado escrito, eso es lo básico. Y a veces, hay conceptos que necesitan de una mejor explicación, sobre todo cuando de esta explicación se deduce que lo importante es llegar a un acuerdo amplio sobre ello, precisamente por su importancia.

Empecemos con otro concepto básico: la red no puede ser neutral porque no llega a todo el mundo. Me explico. Se puede pedir su neutralidad en base a la gente a la que llega, pero no en el global de la ciudadanía. Esto, que aparentemente es una chorrada, a mi me parece sumamente importante ¿Porqué? Por que curiosamente se le suele olvidar a un sector del grupo de los que piden la neutralidad de la red a voz en grito. Este sector suele distinguir entre ciudadanos normales y ciudadanos “digitales”, otorgando a estos últimos una especie de superioridad sacada de su utilización de las herramientas de la red. Para mi no existe división entre ciudadanos y, desde luego, no por el uso de unas herramientas que hasta ahora, dependen del poder adquisitivo. Es como si las leyes sobre tráfico o carreteras sólo se hicieran en base a los usuarios de coches más potentes, y no se tuviera en cuenta a turismos, usuarios de transporte público o peatones. No creo que eso fuera demasiado popular. Por poner un ejemplo, uno de los que más alza su voz contra el gobierno por este tema, Enrique Dans, en una de sus columnas, habla de los “smartphones” (para entendernos los móviles de gama más alta) en los colegios como si la mayoría de la población estudiantil pudiera acceder a uno. Y me parece lógico suponer que su precio y mantenimiento no pueda ser absorbido por la mayoría de familias españolas. Así que si se defiende la neutralidad de una red, pero teniendo en cuenta que esa red y su neutralidad hace distinciones entre ciudadanos, aumentando la diferencia entre ellos, en lugar de acercarlos, lo siento, pero no puedo defenderlo. La primera prioridad para mi es extender los beneficios de la red a la mayor gente posible. Lo primero que yo pido a mis representantes políticos es que presionen a las operadoras y establezcan un entramado legal para que la red se extienda a la mayoría de población, tanto en términos de herramientas como en la enseñanza de su uso. En la medida que la red se extienda, su neutralidad aumentará de forma natural. Volvamos a las carreteras. Lo que necesito es que todas las poblaciones tengan comunicación por este medio, y que sea útil, no un camino de tierra. Si después, una empresa quiere establecer una autopista de peaje, sin hacer daño alguno a la comunicación básica de la localidad, puede que no me guste, pero está dentro de la lógica y la necesidad empresarial, aunque seguramente yo siga utilizando la carretera normal, no la de peaje.

Pero si extender la red significa más audiencia objetiva… ¿porque no suele agregar este sector a su petición de neutralidad la de ampliar la red? Para mi, porque se trata de un interés puramente económico, bastante alejado de románticas alusiones a la libertad utilizadas como atractiva coartada. Son los dueños de los camiones, del contenido. Los dueños de las empresas de transportes. Y no quieren, bajo ningún concepto, encarecer lo que hasta ahora les salía prácticamente gratis. Y temen que el hecho de que las operadoras hagan redes más rápidas traiga consigo que también se constituyan en creadoras y transportistas de contenidos, lo que les dejaría en inferioridad, porque no quieren pagar. Me puede parecer lícito esa propuesta, pero desde el punto de vista empresarial, no tomada como bandera del resto de ciudadanos. No estoy a favor de que SOLO existan autopistas de peaje, pero tampoco me siento cerca de quien creen que TODAS las carreteras deben servirles a ellos, antes de que las carreteras sirvan a TODOS. Se les llenan los blogs de la palabra “internautas”, como si mi vecina del quinto, que no tiene ni idea de lo que es la neutralidad de la red, no lo fuera, de la misma manera y con los mismos derechos que ellos.

Pero cuidado. No creo que todos los que piden la neutralidad de la red estén movidos por intereses económicos solamente. Existen muchos que, al igual que son apasionados defensores del Software libre, defienden la neutralidad de la red precisamente contra unos intereses económicos que deben estar controlados si pretendemos que la red sea una herramienta para todos. Quizás el debate y la colaboración con ellos sea un mejor camino, y más transparente, para comprender y avanzar en este sentido. Porque estoy convencido que la conversación entre todas las partes implicadas, buscar los puntos de unión y no atacar sin medida a todo aquel que no piensa como nosotros, es la mejor manera de garantizar esa neutralidad

Ahora vayamos a un segundo punto que para mi es muy importante. Y este no es otro que decir que la red no puede ser neutral. Bueno, más bien que yo no quiero que sea neutral. En todas, o casi todas, las discusiones, propuestas o intenciones que he leido sobre la red y su neutralidad, me parece echar en falta una discusión sobre el hecho de controlar lo “malo” de la red. La red no puede ser neutral ante problemas tan graves como la pornografía infantil, el racismo, el fascismo, las mafias internacionales o el tráfico de personas. Ese contenido no debe ser tratado por igual que los contenidos normales de cultura, ocio o informativos. Deben ser censurados y atacados, tanto en origen como en el destino. Si, ya se que eso se sobreentiende, que ninguno de los defensores de la red neutral pretenden que eso sea así. Pero también es cierto que en un mundo en el que Internet constituye la primera herramienta verdaderamente global de la historia, por encima de fronteras o idiomas, es necesario que los gobiernos también actúen de esa manera global en su colaboración. Quiero que mis carreteras, además de llegar a todo el mundo, sean seguras. Quiero que exista seguridad para mis hijos. Y no quiero que esa seguridad sólo dependa de los cerrojos o filtros que ponga yo en mi casa o en mis ordenadores, sino también de mis gobernantes. La red no puede, no debe ser neutral en eso. Y esos filtros y esa seguridad no debe ir encaminada o dirigida sólo por sectores económicos en defensa de su nicho de negocio, como discográficas, productoras cinematográficas o editoriales. Debe ir encaminada a proteger a los sectores de la población más expuestos, como menores (penosa la situación de la pornografía infantil en redes sociales como Windows Live o Microsoft), personas mayores, o colectivos marginales. Utilizar la red no puede hacer más privilegiados a unos ciudadanos que a otros si ese privilegio viene de utilizar la red para saltarse la ley, o para aprovecharse de su ausencia motivada por la rapidez con la que todo esto avanza.

En resumen, que esto me ha salido una chapa larga, me gustaría que mi gobierno se preocupara en extender la red y las garantías de su uso a la mayor cantidad de población posible, poniendo especial énfasis en la seguridad de los menores, y desde luego, no atendiendo a las presiones de grupos económicos para que en eso salgan beneficiados. Me gustaría que las empresas de internet dejaran de confundir la defensa de sus intereses económicos con la defensa de todos los usuarios, utilizando la palabra “internauta” como muchos políticos utilizan la palabra “ciudadano”: solo cuando les conviene. Que estos empresarios den ejemplo de mano abierta, no de puño en cuanto ven en peligro sus cuentas, demostrando que hacen exactamente lo que recriminan a los otros empresarios, que llaman “grandes”, no dar su brazo a torcer en defensa de sus beneficios. Y de los usuarios, de todos, que dejemos de ser fanáticos de una u otra opción, que nada es blanco y negro, y que no estamos aquí como meros números o RTs de apoyo a líderes o a empresarios a los que les importamos bastante poco. Cuanto más exigentes seamos, cuanto más informados estemos, cuanto más seamos, mas estarán obligados a tratarnos de manera transparente. Unos y otros. Y disfrutaremos todos de unas carreteras para TODOS y hacia TODOS  los sitios.

Categorías:Desde esta parte del PatioEtiquetas: , ,

23 Comments

  1. Pues iba a decir algo como lo que apunta Esteban, que todos los que hablan de libertad es de SU libertad de lo que hablan, y da la impresión de que les importa tres pimientos que puedan proliferar en la red, como ya han hecho y continuan peligrosamente, esos contenidos realmente dañinos. Yo cuando les oigo/leo defender esa libertad tan vehemente no puedo evitar pensar que lo único que les interesa es descargarse todo lo descargable (desde música hasta software) y poder soltar sus “verdades como puños” tan ricamente. Y lo que pase en el resto de la red (fascismo, racismo, pedofilia, todo lo que apuntas) les trae al pairo.

    Yo también quiero carreteras tan libres como seguras para todos.

    Un abrazo.

    Me gusta

  2. De chapa nada, has expuesto tus ideas muy claritas. Además me gusta el punto humano que le otorgas a la red y que se pierde entre números fríos.
    La red como un servicio universal para toda la población, un medio de comunicación seguro, y que no pertenezca a los intereses particulares de nadie. Ni los de las empresas, ni de los gobiernos, ni de los que quieren hacer negocio.
    Me gusta, hay que luchar por ello.
    Salu2

    Me gusta

  3. granjefeindio

    Gran entrada, gran trabajo.
    Pasan días y días y siguen proliferando en redes como Facebook o Windows Live perfiles que se promocionan como claramente pedófilos y nadie hace nada. Microsoft y Facebook no pueden atender (o directamente, ignoran) las peticiones de denuncia de muchos usuarios que se dedican a navegar “patrullando” las redes por las que circulan muchos menores.
    No hay lugar seguro.

    100% de acuerdo, la red debe ser igual para que sea completamente democrática. También debemos tener en cuenta la famosa distinción entre nativos e inmigrantes digitales. Creo que el componente cultural juega un rol fundamental a la hora de tratar estos asuntos. También lo juega, como bien apunta Adolfo, el componente económico (las operadoras, y en especial, la Innombrable, que mantienen un lobby muy particular en nuestro país).

    Ahora bien, el control de la red que exigimos para proteger a los colectivos más débiles, ¿quién lo va a desempeñar? ¿De verdad queremos una Internet controlada igual que la TV y la prensa escrita/digital? ¿Una Internet donde los lobbys impongan sus criterios? Es el único medio de comunicación completamente global y libre (sí, libre, sin medias tintas románticas ni connotaciones económicas), y darle a los políticos el poder de controlarlo sería poco menos que matarlo.

    Para que los menores estén protegidos todo pasa, en mi modesta opinión, por ejercer presión sobre aquellas áreas de la red donde más tiempo pasan. Facebook, MSN, Tuenti… El Gobierno ha declarado el tráfico de drogas con menores como delito duramente castigado pero no inspecciona cada paquete y bolsa que circula por las calles.

    Un saludo y perdón por la longitud del comentario.

    Me gusta

  4. En resumen, creo, pides que el gobierno haga su trabajo, que cumpla con su obligación de defender y servir de cortafuegos frente a las políticas de las grandes empresas..

    En resumen, que pides mucho.. Hace tiempo que los políticos miman a las empresas para poder ocupar sus cargos directivos cuando les larguen del poder.

    Me gusta

  5. Pues no puedo estar de acuerdo contigo, siendo como soy asturiano y sufriendo el ser ciudadanos de segunda precisamente por no disponer de comunicaciones a la altura de otras CCAA, sin autopista que nos una con las provincias a Este y Oeste y la salida a la meseta únicamente por una autopista de peaje a través de las montaña en la que te puedes quedar atrapado (tras cobrarte el peaje, eso sí) a la que caen cuatro copos de nieve. Incluso el tren de alta velocidad, aquí será de “velocidad alta”, eufemismo para disimular que no pasará de la velocidad de un Talgo como mucho.
    Si eso lo extrapolamos a las redes digitales, el resultado será exactamente el mismo: ciudadanos de primera con acceso ilimitado y ciudadanos de segunda con acesos restringidos en velocidad y contenidos condenados a quedarse siempre ahí. Y no me gusta. No me gusta nada.

    Me gusta

  6. chema

    Para nada de acuerdo.

    El símil de las carreteras no es válido. Ya que si no se garantiza la neutralidad, habrá sitios, donde sólo será accesible mediante autopistas de pago.

    Me gusta

  7. Esto es mezclar churras con Merinas o pura demagogia, como querais.
    Ni el control de contenidos, ni el acceso a la WWW como derecho “fundamental” de las personas tienen nada que ver con la “Neutralidad en la red” son cosas totalmente distintas, mezclarlas es querer liar el asunto y tirar balones fuera, por no hablar de ligar la defensa de la neutralidad en la red a @edans o unicamente a “sectores” determinados… mas de lo mismo.

    Me gusta

  8. Pues tendremos que hacer que nuestros políticos estén a nuestro servicio, granjefeindio. No hay más salidas. Es lo mismo que nuestras calles. No están muertas porque las vigile la policia, sino que exigimos esa vigilancia para que en eralidad sean de todos. Y sometemos sus posibles abusos a la ley ¿porque no la red?

    Me gusta

  9. Al revés, Jaime. En ningún momento he dicho lo contrario a lo que estas diciendo.Estoy completamente de acuerdo contigo. Precisamente lo que indico es que lo que me parece importante es asegurar esa comunicación haciendo que llegue a todos, y que sea de una calidad digna. Y también que exista una vigilancia sobre ese tráfico, cosa que parece olvidarse al pedir esa “Neutralidad”. 🙂

    Me gusta

  10. Es curioso, Txema, que digas que no es válido, para a continuación utilizar el mismo simil.Para mi son dos cosas diferentes. Yo no estoy en contra de la neutralidad de la red. Me parece un concepto básico. Lo que digo es que sepamos muy bien lo que pide cada uno y por que lo pide, yu que intentemos llegar a un acuerdo entre todos. Y que para mi, la primera prioridad es hacer que esa red llegue a todos los sitios y que sea segura, que en esencia es decir que no sea neutral, ya que esa “parte” parece saltarse siempre.

    Me gusta

  11. Es tu opinión, Tetesays. A mi me parecen conceptos que deben ir unidos, precisamente por aclarar el asunto, al igual que saber porque cada uno pide lo que pide y no da margen al debate o a la consecución de objetivos comunes. Yo no quiero una red “neutral” que sólo implique a unos cuantos. Eso, por definición,no es neutral, puesto que no implica a la mayoría de ciudadanos. Yo lo veo tan simple como eso. Y en ningún momento, he ligado la defensa de la neutralidad de la red sólo a @edans o a sectores determinados. Lo que he dicho es que ese sector de empresarios de internet se significan en defensa de esa neutralidad en defensa de intereses que no son los que dicen. Puede que me haya explicado mal, sin duda.
    En todo caso, lo que deberiamos hacer es debatir, y llegar a acuerdos, no cerrarnos en posturas que no van a llevarnos a ningún sitio 🙂

    Me gusta

  12. Julieta

    Tu postura me parece muy razonable.
    A mí me da miedo que controlen los contenidos,
    y también me da miedo que no los controlen.

    ¿Y quien va a controlar a los que los controlan?

    En fin.
    Yo no tengo respuesta absoluta y no sé qué va a salir de cada corriente, pero pienso que un poquito de control, mejor que descontrol.
    Lo que me molesta mil es que el control no va a ser para la conseguir seguridad, sino para cubrir los intereses económicos.
    Con lo cual no tendremos ni lo uno ni lo otro, sino lo peor de las dos redes.
    Falta de fé en el sistema, si quieres.
    Un abrazote, capitán
    JulietaCuadrado

    Me gusta

  13. He dicho… tienes toda la razón Adolfo, estoy de acuerdo contigo en todo lo que has dicho, especialmente en que la red no puede aceptar cosas como la pornografía infantil o la pederastia, es vergonzoso…
    Podría extenderme pero es tu post, no el mío.
    Besitos de buena semana,

    Me gusta

  14. Voy a volver a intentarlo… Vamos a ver, lo que se esta debatiendo HOY, es la neutralidad, la universalidad de acceso y el derecho a este es una batalla que libramos y deberemos seguir librando, pero HOY nuestro esfuerzo debe estar en garantizar la neutralidad de la red… ¿De que nos serviria una red de acceso garantizado a toda la poblacion mañana, si esta no es neutral HOY? La pregunta es: ¿Actuamos hoy?

    Me gusta

  15. Voy a volver a intentarlo yo. Mi opinión es que lo uno sin lo otro no tiene sentido ninguno. La realidad es que no todos los internautas piden esa neutralidad tal y como se pide por parte, por ejemplo, del manifiesto de hoy. Pero incluso en ese caso, se trata de llegar a acuerdos, de ver la realidad de la red de forma global, no circunscrita sólo a intereses económicos, ya sean de operadoras o de empresarios de internet. En medio, el ciudadano, ya sea digital o no

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s