Bucles

Te despiertas. Trabajo. Casa. Duermes. Te despiertas. Trabajo. Casa. Duermes.

Es un bucle. Lo parece a veces ¿verdad? Engranajes continuos de la vida diaria. Inagotables. Las mismas horas, las mismas caras, los mismos metros, los mismos coches. Los mismos días. Parece que a veces el fin de semana no basta, e incluso termina por ser un bucle añadido al principal.

Pero a lo mejor es tan sencillo como insertar palabras. Probemos con una: “Sueñas”. Sueñas con cosas nuevas, con lugares donde te apetece ir con gente con la que te apetece ir. Sueñas con que el señor de bigote que sube muy serio los martes y los jueves en el ascensor contigo es en realidad un infiltrado de la TIA. Sueñas con que puedes, con que sabes, con que quieres. Sueñas con que cada día sueñas cosas nuevas. Sueñas con que vas a poder ver realizados sueños pequeños, un par de sueños de la talla 37, y puede que algún día un gran sueño. Sueñas porque quieres, porque tus sueños son más grandes, estupendos e interesantes que la cara de acelga del que se dejo sus sueños en la pantalla de Excel que calcula su estado de ánimo diario.

Te despiertas. Sueñas. Trabajo. Casa. Duermes. Te despiertas. Sueñas. Trabajo. Casa. Duermes.

Queda mejor. Y mucho mejor si utilizamos otra palabra mágica: “Sonríes”. Sonríes porque sueñas. Sueñas porque sonríes. Sonríes porque te sonríen. Te sonríen porque sonríes. También son bucles. Sonries porque descubres otro camino al trabajo, que pasa por enfrente de una pasteleria donde descubres unos bollos que te encantan. Sonries porque has empezado a jugar a ponerle vidas a los desconocidos del metro. Sonries porque te esperan en casa. Sonries porque incluso el lunes ya queda menos para que sea viernes. Sonries porque te bebes la botella mientras otros van discutiendo si está medio vacía o medio llena.

Te despiertas. Sueñas. Trabajo. Sonríes. Casa. Duermes. Te despiertas. Sueñas. Trabajo. Sonríes. Casa. Duermes.

Mucho mejor, donde va a parar. Y poco a poco, como en este vídeo que he encontrado en Fubiz, el bucle se va transformando en una palabra, en una sola y fascinante palabra: Vives.

Categorías:Por aquí dentro, TerceraEtiquetas: , , ,

12 Comments

  1. Me encantó tu bucle, las palabras que le has añadido y todas las que se podrían añadir hasta conseguir que el bucle se hiciera más leeeeeento o más rápido, según se mire. Y el vídeo es ¡¡fantástico!! Gracias por compartilo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s