Marzo 1970. Confesad, malditos, confesad

Iba para portero y terminó en cantante. No, no me refiero a ninguno de esos guardametas que hacen las delicias del respetable (siempre del equipo contrario) con sus cantadas. Me refiero a Julio Iglesias, ese tipo que cuando tenía 20 añitos y era portero de las categorías inferiores del Real Madrid sufrió un accidente de tráfico que le hizo dejar el fútbol y a la postre iniciar su carrera de cantante.

En este punto, y conociendo más o menos su trayectoria, es interesante elucubrar sobre el destino. El accidente en cuestión casi acabó con su vida, pero inició algo que le hizo mundialmente famoso y que le proporciono riqueza y reconocimiento. Pero su otra posible carrera también se lo podría haber dado, aunque puede que en menor medida. También cabe la posibilidad de que no hubiera triunfado en el fútbol, y más tarde o más temprano hubiera terminado dedicándose a cantar. ¿No hay mal que por bien no venga? Claro que habría que discutir también si su vida, con esas riquezas y esos triunfos, le han terminado por dar lo que todos más o menos andamos buscando: la felicidad.

Pese a quien pese, Julio Iglesias ha sido el cantante más importante que ha dado este país si nos atenemos a los números. En marzo de 1970, la fecha que nos ocupa, participó en el Festival de Eurovisión con Gwendolyne, y quedó cuarto. Para aquellas fechas, ya había protagonizado una película y le quedaban unos meses para conocer a una tal Isabel, famosa años más tarde por sacar en las fiestas Ferrero Roché, único documento gráfico de algo parecido a un trabajo para ella del que se dispone.

A partir de ahí, la carrera de Julito parece no tener límites, hasta llegar en los años 79 al 82 a ser el mayor vendedor de discos del planeta. La mayor cantada de un portero, podríamos decir. Aparte de su éxito músical, puede que las revistas del corazón le deban el haber sido el responsable de una de las sagas dinásticas que más páginas han llenado. De la Preysler a Chabeli, de Julio José a Bofill, de Papuchi a Miranda. Y decenas de humoristas y aspirantes varios han repetido sus gestos en infinidad de gags, empezando por Pajares, pasando por Tricicle y terminando en Martes y 13. Al fin y al cabo, es él único cantante en el mundo que pude presumir de tener un disco de diamantes por vender 100 millones de copias.

Y ahora, confesad, malditos… Es cierto que queda muy cool despotricar de Julio Iglesias y comentar que preferimos a Billie Holliday, Los Rolling o cualquier cantante de pronunciación inglesa y voz rota por el alcohol. Es verdad que jamás lo citaremos en nuestras preferencias musicales y que abjuraremos de sus modos de divo y de su estancia en Miami, casi tanto como de su brazo en cabestrillo eterno y de su deje al hablar. Pero confesad que habéis tarareado el Hey! en más de una ocasión delante del espejo, que habéis silbado “Soy un truhán, soy un señor”  y que más de una vez se os ha escapado “la vida sigue igual”. Y todo ello con alcohol o sin alcohol de por medio. Yo al menos, lo he hecho.

Y para castigaros o para recordar esos pinitos, o simplemente para escuchar a escondidas por no traicionar el gafapastismo reinante, aqui os dejo con una lista Spotify de Julio Iglesias, hey!

  • Gwendolyne
    Un Canto a Galicia
    Por el amor de una mujer
    Soy un truhán, soy un señor
    Hey!
    De Niña a mujer
    Quijote
    Me va, me va
    La vida sigue igual
    Caballo viejo / Bamboleo
    Can’t Help Falling in Love
    Crawling Back

Ya van con este 45 post dedicados a la música mes a mes desde junio de 1966, todos bajo la etiqueta “Mes a mes Música 66″. Te recomiendo que les eches un vistazo. El siguiente, abril de 1970.

Categorías:Música en Cosecha FM, Mes a mes Música 66Etiquetas: , , ,

5 Comments

  1. El Julio tuvo su momento y tiene su lugar.
    Hace mucho que no tarareo su música pero lo hice, y aunque nunca fui a uno de sus espectáculos, tenía varios de sus LPs.
    Tienes razón, hay mas de uno que jamás lo reconocerá.

    Me gusta

  2. Nunca, jamás he tatareado una cancioncilla suya!

    Y menos desde que tuve un dentista que trabajaba a golpe de Julio Iglesias: asocio el ruido del taladro con la voz cansino-empalagosa del Moreno de Miami. En mi se provocó un reflejo condicionado de Pávlov que asocia Julio Iglesias con miedo y tensión nerviosa.
    En muchas ocasiones te he elogiado el buen gusto de tus listas de Spotify. Hoy, hoy… por ser educado te diré que no la escucharé… sin más.
    😉

    Saludos, Adolfo.

    Me gusta

  3. Rafa

    Mi padfre, que a lsazón trabajaba en Televisión Española, y que era amigo de su padre, fue uno de los que le eligió para representar a España en Televisión. Me recordaba cómo le cosieron los bolsillos de la americana para que no metiera las manos, pues no sabia qué hacer con ellas. Incluso fue a sus dos primeras bodas!

    De hecho le recuerdo con una guitarra cantando en mi casa.

    Todavía cuando viene a cantar a España llama a mi madre para que vaya a los conciertos.

    Claro que le he cantado. No se puede renunciar al pasado.

    Buena entrada Adolfo.

    Me gusta

  4. Establishing effective one-way links is all concerning receiving individuals interested. Feel of real-life encounters or information regarding a man or woman or product. Be a element of a group dialogue and share which you comprehend. It could suggest you can have very critical interaction thus getting associations for your personal links.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s