Y ahora, Madrid

Puede parecer lo contrario, visto los titulares, contenidos y orientación de la mayoría de análisis que he estado ojeando esta mañana. Pero lo que se celebraron ayer fueron elecciones municipales y autonómicas, no generales. Es evidente, sin embargo, lo inevitable de este análisis. Hay multitud de artículos, columnas, posts y noticias donde podéis informaros y cotejar cifras y datos, donde poner marcas, caras o gestos de derrotas o victorias. Cada cual tendrá su pensamiento y analizará todo esto en base a su experiencia, sus inclinaciones, previsiones o esperanzas. Yo quiero hablar de sensaciones. De las mías, obviamente.

Y mi sensación es agridulce, tirando a la primera parte de la palabra, aunque es verdad que eso puede ir cambiando con los días. Sobre todo, esa sensación tiene que ver con la participación. Me sigue pareciendo triste que más de un 30% de la población de Madrid no exprese su opinión en las urnas. Se me puede responder que no votar también es expresarse, pero es que no puedo evitarlo, la abstención, el voto en blanco o el nulo me dan siempre la impresión de la gente que está en una reunión para decidir algo y no hablan nada. Se que tienen -y respeto- sus razones, pero se me da muy mal interpretarlas. Creo que el voto es nuestra arma para mejorar las cosas, para hacernos oir, para que cualquier manifestación u opinión entre elecciones tenga más valor, puesto que la reacción ante ellas se estimará respaldada por los votos de quien se manifieste. Asi que, a pesar de que la participación ha subido, esperaba más.

Me alegra la aparición de un nuevo grupo tanto en la Asamblea como en el Ayuntamiento de la ciudad. Nuevas voces y nuevos puntos de vista tan sólo pueden enriquecer el debate y hacerlo más rico y accesible para más gente. Tan sólo es un grupo más, y teniendo en cuenta la consecución de la mayoría absoluta por parte del PP, puede que parezca algo nimio, pero en democracia no podemos dar sólo valor a quienes han conseguido gobernar, sino a todos y cada uno de los votos expresados.

En cuanto a la #AcampadaSol. sigo pensando que ha sido una bocanada de aire y sueños frescos en todo esto. Su repercusión, los debates que ha abierto, las sonrisas que ha producido. las esperanzas que ha provocado no deben ni pararse ni desdeñarse. Harían muy mal los que se dicen vencedores si no escuchan y asimilan lo ocurrido en el centro de Madrid, si sólo se lo toman como una anécdota multicolor a la que también se ha vencido y que por lo tanto parece haber perdido su legitimidad. Por encima de un análisis riguroso, de los fallos, de las inconsistencias de toda reunión multitudinaria, la sensación que tengo, que he tenido y que tendré, será la de ilusión. No ocurre lo de la acampada sin que esa ilusión fuera efectiva, ni alcanza tanta repercusión sin el apoyo o interés de mucha gente. Esas proporciones no quitan un ápice de legitimidad a la victoria o votos de nadie, pero tampoco esa victoria hace que fueran ni uno sólo menos de los que han estado y están en Sol o los que la apoyamos y soñamos con ella y lo que representa.

Puede que fuera poco tiempo para tanto cambio, puede que se deban abrir aun más las plazas para que quepa aún más gente y aún más ideas, puede que se deba explicar que no se va contra las personas sino a favor de ellas. No lo se. Y me da la impresión de que nadie lo sabe a ciencia cierta. Pero hemos encontrado un tesoro. Estoy convencido y orgulloso de ello. Y es un tesoro sin color político, por mucho que unos quieran aprovecharlo y otros ningunearlo. Como tampoco, por supuesto, hay que ningunear a todo aquel que haya preferido expresarse con su voto sin acampadas o manifestaciones de ningún tipo. Si no podemos despreciar Sol, no podemos despreciar a todos los ciudadanos que han ido a votar.

Lo que si quiero es dar la enhorabuena a todos los que han integrado los equipos de campaña de los diferentes partidos. A todos aquellos que no tenían un puesto en la lista a la que ayudaban con su esfuerzo en cualquiera de las miles de cosas que se necesitan en una campaña electoral. Unos estarán contentos y otros tristes, pero quiero reconocer su trabajo, un trabajo difícil y duro, sea cual sea el resultado. Sobre todo, un fuerte abrazo para toda la gente del PSM que tengo entre mis amigos. Se que os sentís mal y que os costará ver las cosas con ilusión o esperanza, pero que sabréis levantaros y volver a trabajar en lo que creeis.

A Tomás Gómez y Ángel Pérez, a los que he dado mi voto, quiero tanto felicitarles como pedirles. Felicidades porque vais a representar las opiniones de muchos madrileños, y eso debería ser un orgullo para cualquiera. Y precisamente por eso, pediros que tengais en cuenta que me representais. En el diálogo y en la crítica, hubieran sido uno o doscientos los concejales o diputados que hubierais alcanzado. Lógicamente, me hubiera gustado que más gente compartiera mis opiniones, pero no me siento en absoluto derrotado. Pero si lo haré si mi voz, expresada a través de mi voto, no es portada de una manera respetable y honrada, con la única finalidad de mejorar mi ciudad y mi comunidad.

También quiero pedir una cosa a Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón. Tan sólo que no me traten como un derrotado. Ni a mi ni a los que opinamos distinto que ellos. No lo estoy. La democracia no es un partido de fútbol, o no debería serlo. Tenéis la responsabilidad de gobernar sobre aquellos que han confiado en vosotros, pero también de hacerlo sobre los que tenían otra opinión. Tenéis toda la validez democrática para hacerlo. Pero ser madrileño no depende del sentido del voto de cada uno. Y por supuesto, enhorabuena por haber conseguido la confianza necesaria para ejercer ese gobierno.

Y ahora, Madrid. Nos necesita a todos. Es de todos. Cada uno a nuestra manera y con nuestras ideas. Pero todos vivimos aquí. Todos somos Madrid y Madrid somos todos.

Este texto se ha ha publicado conjuntamente en la sección de opinión de madridiario.es

Categorías:De Madrid aqui, Desde esta parte del PatioEtiquetas: , , , ,

2 Comments

  1. Magnifico post amigo.
    No puedo estar más de acuerdo contigo en todo.
    Ayer, desde el balcón Génova tanto Gallardón como Esperanza Aguirre dijeron que gobernarían para todos los madrileños, a ver si es verdad.

    Me alegra sobremanera también la entrada de UPyD en ambos organismos y en especial en el ayuntamiento, porque sobre todo Ruíz Gallardón ha recibido un serio aviso de que no tiene carta blanca para hipotecar Madrid y sangrar a impuestos a los madrileños: tasas de basuras, parquímetros, etc. A ver si se aplica el cuento.

    Respecto a #spanishrevolution y #acampadasol estoy de acuerdo contigo, pero hay que hacer la revolución desde las urnas, desde el voto, como bien señalas y no olvidar votar en las generales a los que a)quieran abolir la Ley D’Hont, b) que los cargos públicos señalen antes y después de acceder a su cargo sus bienes, c) no haya imputados en las listas electorales, d) listas abiertas y por último y no menos importante e) que los cargos públicos no puedan ejercer en consejos de grandes empresas ni bancos si quieren compatibilizarlo con su sueldo o pensión “desgraciadamente” vitalicia. O lo uno o lo otro.

    Un saludo y gracias por compartir tus acertados razonamientos.

    Me gusta

  2. Kpumuky

    Enhorabuena! Yo no he tenido la moral siquiera de votar a Tiomás Gómez, qeu sería mi tendencia “natural”. No, soy de las votantes socialistas desencantadas, de als que creen que la revolución debería entrar en el Psoe hasta los cimientos…. pero gracias por tus palabras, que en gran oarte, son las mías.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s