Escondido

Tenia ganas de esconderse. De ocultarse de todo. De ser negro por la noche, luz al sol, líquido en el agua. Confundirse en el aire tan sólo con soplar. Acurrucarse en un rincón, despacio y sin ruido. Agarrarse fuerte y que nada se escape, que ni siquiera las lágrimas toquen el suelo. Sentirse pequeño y lejano, quedo y transparente. Ladrillo en muro, teja en tejado, gota en lluvia. Quitarse boca, oídos, ojos. Ni calor ni frío. Lejos, distante. sólo. Escondido.

Categorías:Por aquí dentroEtiquetas: ,

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s