La Biblioteca del Patio del Pájaro Azul (I)

Una pasada. Eso es lo que ha sido la experiencia de #dime3libros. Da gusto comprobar como la lectura sigue siendo un divertimento popular y atractivo. Cantidad y calidad en los votos de los vecinos de Twitter. Tanta cantidad y tanta calidad, que al final, en lugar de listar en esta entrada las diez primeras posiciones, he decidido colocar hasta medio centenar, y aun asi, se quedan fuera auténticas joyas de la literatura. Pero bueno, es un juego, y la pretensión no es más que la de divertirnos un rato. Eso si, supone, al menos para mí, una excelente referencia para próximas lecturas. Lástima de que el día no tenga 36 horas. Tantos libros y tan poco tiempo.

Además de la cantidad y la calidad, sorprende la variedad de temáticas. Como era de esperar, la novela es la gran protagonista, desde la fantástica hasta la policiaca, pasando por la histórica- Amor, drama, aventuras, reflexión… y escritas en un amplio abanico temporal, desde clásicos de toda la vida hasta la época actual. Un escaparate donde buscar el nuevo tesoro que va a llenar nuestra fantasía al abrir sus páginas. He colocado en cada título su correspondiente enlace a la Wikipedia. No puedo comentar salvo los primeros puestos, a no ser que quisiera comenzar un coleccionable de esos que tan de moda están por estos días. Así que allá vamos. Incluso así, he decidido dividir los resultados en dos entradas, para intentar hacerlo no demasiado pesado.

Comencemos por los puestos del 50 al 26:

50 – El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Marquez
49 – Memorias de Adriano, de Marguerite Yourcenar
48 – Drácula, de Bram Stoker
47 – Rojo y Negro, de Sthendal
46 – Las Uvas de la Ira, de John Steinbeck

45 – El Exorcista, de William Peter Blatty
44 – El Retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde
43 – Seda, de Alessandro Baricco
42 – Lolita, de Vladimir Nabokov
41 – Ulises, de James Joyce

40 – Millenium (Trilogía), de Stieg Larsson
39 – El Aleph, de Jorge Luis Borges
38 – El Proceso, de Franz Kafka
37 – El Médico, de Noah Gordon
36 – El Extranjero, de Albert Camus

35 – El Libro de las Ilusiones, de Paul Auster
34 – La Catedral del Mar, de Ildefonso Falcones
33 – El Guardián entre el centeno, de J.D. Salinger
32 – Rayuela, de Julio Cortázar
31 – Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago

30 – La Isla del Tesoro, de Robert Louis Stevenson
29 – Demian, de Herman Hesse
28 – Siddhartha, de Herman Hesse
27 – La Insoportable levedad del ser, de Milan Kundera
26 – El Silmarillion, de J.R.R. Tolkien

Vamos con los puestos del 25 al 10:

25 – El Conde de Montecristo, de Alexandre Dumas (1845), todo un clásico de la novela de aventuras, un folletín siguiendo la búsqueda de justicia y venganza del amigo Dantes. Para amantes de tramas complejas y que no sean muy impacientes.

24 – La Ladrona de Libros, de Markus Suzak (2005). una historia tan sencilla como sensible, llena de momentos pequeños que una narradora muy especial hace mágicos. La Segunda Guerra Mundial vista a través de los ojos de una niña alemana. Para sentir.

23 – La Voz Dormida, de Dulce Chacón (2002), o como retratar el dolor y la falta de esperanza desde las palabras más sencillas. Una historia que parece escrita en blanco y negro sobre una parte de la historia de España que todo el mundo debería conocer. Para leerlo de cerca, y desde dentro.

22 – La Historia Interminable, de Michael Ende (1979), o como ayudar a crear un mundo de fantasía mientras lees sobre ese mismo mundo. Para esos lectores que nunca dejan de soñar.

21 – Neuromante, de William Gibson (1984), la novela que inaugura el movimiento Cyberpunk o la desolación del hombre frente a la invasión de la tecnología y las redes. Para aquellos que quieran saber de donde viene Matrix.

20 – La Casa de los Espíritus, de Isabel Allende (1982). La historia de una familia que es la historia de todo un país, o quizás de todos nosotros. Una mezcla de realismo social y fenómenos mágicos. Para todo aquel que busque sueños tras las derrotas.

19 – La Metamorfosis, de Franz Kafka (1915). La metáfora de la opresión del individuo por su entorno. Un sentimiento universal plasmado en la poderosa imagen que se forma en su comienzo. Para los que no quieren huir del lado más oscuro de nuestra realidad.

18 – El Alquimista, de Paulo Coelho (1988), No tengo el placer de conocerla, aunque he oido hablar de ella. Muy mal, o muy bien, la verdad. Quizás un día tenga la oportunidad de dar mi opinión.

17 – Canción de Hielo y Fuego (Saga), de George R.R. Martin (1996). Si fueran actores o futbolistas, para entendernos, estaríamos hablando de “El nuevo Señor de los Anillos”. Un mundo de fantasía épica mezclado con intrigas que dejan las relaciones políticas del libro de Tolkien a la altura de una riña de colegio. Para amantes de la aventura que pensaban que todo acababa en los Puertos Grises.

16 – Crónicas Marcianas, de Ray Bradbury (1950). Las narraciones que constituyeron la mayoría de edad para la Ciencia Ficción en la literatura. Marte y sus colonos humanos como pretexto para hablar del hombre y su relación con la sociedad. Para los que no sólo sueñan con blandir una espada láser.

15 – El Lobo estepario, de Herman Hesse (1928), Algo tendrá Hesse para colocar tres novelas entre las 50 más nombradas. Como las dos anteriores, un viaje al interior de cada uno de nosotros. Un libro que se debería leer en diferentes épocas de la vida. Para quien desee leerse a si mismo.

14 – La Forja de un rebelde (Trilogía), de Arturo Barea (1944) Una novela de lenguaje cercano para contar las convulsas décadas del 10 al 30 del Siglo XX español desde una perspectiva tan veraz como desprovista de cargas ideológicas. Para quien quiera descubrir más verdades que las que parecen existir.

13 – Los renglones torcidos de Dios. de Torcuato Luca de Tena (1979) Una obra que debería ser revisitada por la crítica para tener unlugar más digno en la literatura española. Una historia que te atrapa y no te suelta. Para amantes del drama psicológico.

12 – El Corazón de las Tinieblas, de Joseph Conrad (1902). Como otras obras nombradas en esta lista, un viaje hacia lo desconocido de nuestro interior, contado como un viaje hacia tierras lejanas. Para quienes no quieren huir de lo que costó construir Europa.

11 – La Montaña Mágica, de Thoman Mann (1924). Una recreación de lo que pasaba en Alemania (Y Europa por extensión) en los años anteriores a la Primera Guerra Mundia en el microuniverso de una montaña con una magia que más que descubrirse, se le mete a uno poco a poco. Para amantes de la literatura reflexiva y de los personajes complejos.

Entramos en los diez primeros de la lista con la primera road movie (bueno, road book) de la historia: El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes (1605). También la primera gran novela, en términos modernos, que asomaba al mundo. Tras su presuntamente dificultosa lectura, debida a su antigüedad, se esconde cientos, quizás miles de sorpresas, tantas como para comprender porque es la obra cumbre de la literatura en Castellano. Nadie como el amigo Quijano para reir, amar o combatir. Nadie como él para explicarnos muchas cosas de nosotros mismos. Nadie como él para hacernos comprender porque a veces es necesario luchar contra molinos.

Al noveno puesto llega Los Pilares de la Tierra, de Ken Follet (1989), el mejor bestseller de Follet, un auténtico genio en la creación de títulos que duran poco en las librerías. La construcción de una catedral como telón de fondo para una trama tan atrayente como llena de lugares comunes. Es un libro que engancha desde el principio, una perfecta máquina de entretener a pesar de su extensión. Una mezcla de novela histórica, romántica y de aventuras que ofrece satisfacción garantizada.

En el octavo lugar, la aplicación del realismo mágico a los colores grises de la posguerra civil española, La Sombra del Viento, de Carlos Ruiz Zafón (2002), una magistral mezcla de intriga, seducción, amor y fantasía que se pega a los sueños del lector desde la primera frase y que no le abandona hasta la última. Una lectura de gran belleza, donde el lenguaje, el libro, el lector, es un protagonista más, aunque no se nombre. Un testigo apoyado en una esquina viendo pasar la historia, dejándose llevar por ella entre sus personajes. La Sombra del Viento se lee un poco con todo, no sólo con los ojos.

El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry (1943), ocupa la séptima posición. Uno de esos libros que toda una generación parece haber leído, tal es la fuerza de su presencia y sus virtudes. La fuerza de la amistad y del amor, y de como la escondemos bajo el peso de los años que pasan. Una llamada a todo lo que llevamos de niño aún por ahí dentro. Un cuento que de vez en cuando nos deberíamos contar a nosotros mismos antes de dormir, o más bien antes de salir a eso que llamamos vida.

Al borde de ser quinto se ha quedado Criptonomicón, de Neal Stephenson (1999). una novela de intriga y ciencia ficción que no he leído y que parece girar alrededor de la criptografía. Si ocupa un lugar tan avanzado y tantos vecinos la recomiendan, algo especial deberán tener sus páginas. asi que queda anotada en los primeros lugares de próximas lecturas.

Categorías:Desde esta parte del Patio, Dime 3, Sueños de papelEtiquetas: , , , , , ,

3 Comments

  1. @nieves_ma

    Te has pegado un curre “épico” una vez más, Trovador. Estoy con Borja, me muero de ganas por saber cuáles han quedado en los 3 primeros puestos.
    Gracias por tus ingeniosas y entretenidas ideas, Adolfo, eres grande!
    Bss

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s