La Conchi

Hoy se celebra el bicentenario de La Pepa, la Constitución de 1812, esa que se promulgó un día de San José de 1812, en una Cádiz sitiada por los franceses. Lo de La Pepa, como todos sabemos, viene de nacer en esta fecha. Aunque también se podía haber llamado la del forro, que por ahí precisamente se la pasó un tal Fernando cuando volvió de sus vacaciones forzadas en Francia a costa del amigo del Iphone en el bolsillo del pecho.

No seré yo quién diga que no hay que celebrar tal efemérides, la que honra la primera Constitución de estas tierras, dicen que muy avanzada para su tiempo, y modelo para muchas otras naciones. Es cierto que me chirría un poco ver en las celebraciones a un Borbón, pero han pasado ya 200 años de aquello y no es cuestión de andar recordando las cuitas tanto tiempo después.

Pero puestos a celebrar aniversarios de Cartas Magnas y ponerles diminutivos femeninos, yo casi que soy más de La Conchi. Y es que a partir de hoy voy a llamar así a la Constitución Española de 1931. Al fin y al cabo, fue promulgada un día después de la festividad de la Inmaculada Concepción. Y que padre no estaría tentado de llamar así a su criatura tan cerca de esa fecha. Además, soy escritor, gente de mal vivir, ya se sabe, capaz de las más absurdas teorías con tal de satisfacer su ansía de llenar folios con algo que aspire a ser creativo. Y bueno, convengamos también que le queda estupendo… La Conchi.

Y es que Conchi fue también una estupenda Constitución, también muy avanzada para su tiempo, y abrió una etapa de esperanza y de camino hacía la modernidad en una España aún anclada en las épocas en las que los Reyes eran modelo “Mesaledeahí”. Cierto es que también, al igual que a su amiga Pepa, se la podía haber denominado con algo referente al forro, en este caso de un tal Paco, pero habíamos quedado en que lo que se celebra es su significación, y no su éxito, relativo en ambos casos por esos dichosos forros.

Y es cierto que 200 años son muchos años. ¿Y 70? ¿Y 75? Lo mismo no estaría mal celebrar dentro de un tiempo su 75 aniversario, en 2016, y celebrar todos, incluido un Borbón, otro de nuestros intentos de dar pasos hacía adelante, aunque terminaran como terminaron. Y brindar por La Pepa, por La Conchi y por quién haga falta, con tal de que después nos pongamos de una vez a andar sin ponernos zancadillas por el color de unos y de otros o por el lado de la acera en el que vamos.

Categorías:Desde esta parte del PatioEtiquetas: , , ,

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s