Y entonces escribo

A veces una palabra se resbala entre mis dedos. Y entonces escribo.

A veces el aire me cuenta historias tristes, de gente que dice despedidas, que se despide de si misma. A veces veo lágrimas caidas, abrazos rotos, derrotas que se llevan como la bolsa a la compra. como los chicles pegados al zapato. Me reflejo en el cristal de alguien que está lloviéndole por dentro. Y entonces, escribo.

A veces me imagino princesas imposibles, dragones submarinos, caballeros bailarines. A veces veo ladrones de besos y guantes blancos robar en castillos en el aire, princesas rescatar a otras princesas, revoluciones de peones con ayuda de un romántico alfil. En ocasiones una esquina es una cima, una calle un mar, una tienda la cueva de Alí Babá. Y entonces, escribo.

A veces sueño con tus labios en mi cuerpo, en trayectorias, en sus idas y venidas. Y sus pausas. A veces quiero ser el aire que tomas entre dos besos, la mirada escondida, el deseo impaciente, el segundo exacto en el que cierras tus ojos y comienzas tus sueños conmigo.

Y entonces, escribo.

Entrada originalmente publicada en Agosto 2011

Categorías:Por aquí dentroEtiquetas: , ,

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s