Escapar

escapar

A veces huir. Escapar.

A una línea cualquiera de una novela de García Marquéz, a Macondo, a cenar una noche de martes con los Buendia. A que me lleven a conocer el hielo y ver de cerca a Remedios la bella. A la Isla del Tesoro, con el globo de las cinco semanas o el submarino de Nemo. A la luna con el Barón, a la Alcarria con Cela, a Madrid con Alatriste, a Londres con Dickens o a la sombra de un baobab con Saint Exupery. Lejos de aquí.

A buscar monedas de oro con Los Goonies, un halcón con Bogart, una galaxia muy lejana con Han Solo o templos malditos con Indiana Jones. A jurar en contraluz no pasar hambre, a jugar en un Casino con De Niro, a bailar pegadito a Fred y Ginger un claqué. A dejar escapar a Ingrid Bergman e iniciar amistades con Claude Rains, a parar la bofetada de Glenn Ford, a matar a Liberty Valance en un pueblo olvidado en blanco y negro. Lejos de aquí.

A tus labios en el primer beso de un domingo, a tus manos perdidas en mi piel. Al juego debajo de una manta, al deseo detrás de tus miradas, a tus piernas en tacones unos metros por delante una noche cualquiera de salir. A tus ojos sonriendo, a un desayuno de hotel, a la cama deshecha por tu cuerpo, a tus fotos o nuestros paseos por Madrid. Pedir un pasaporte de tu cuerpo, viajar a tu pelo sin escalas, alejarme de todo en dirección a ti.

A veces. Huir. Escapar.

Categorías:Por aquí dentroEtiquetas: , , , ,

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s