Las nubes de fresa son de chuparse los dedos

 

 

nubes

Esto de los blogs también tiene sus pequeñas historias. Allá por 2009, escribía estas palabras en un post:

  • A través de Halo, ayer conocí un maravilloso blog de cocina, Para chuparse los dedos. Para que os hagáis una idea, las tres primeras recetas que leí eran: Nubes de fresas, Costillas con Coca-Cola y Lomo a las tres Pimientas. Cocina sencilla, divertida y sin deconstruir ningún presupuesto o ánimo para cocinar. Una gozada. La tengo en favoritos desde ahora, y me voy a cocinar medio kilo de nubes…., que no todo va a ser café, pan y tabaco.

8 años después, ni Halo ni Chuparse los dedos escriben ya, aunque siguen abiertos sus respectivos blogs. De hecho, yo casi cerré el mío hasta el reinicio que ha supuesto este Dospuntocero.

No me hubiera importado seguir manteniendo el enlace a las recetas, pero me han salido un par de ventanas raras al acceder, y he preferido recuperar una de las recetas, la de las nubes, esperando que algún día su legítima propietaria vuelva por sus fueros y yo vuelva a enlazarla. Hasta entonces, para dar fe de su maestría, allá van esas nubes…

Ingredientes

200 gr. de azúcar
200 gr. de agua
1 sobre de gelatina neutra
1 sobre de gelatina de sabor
azúcar glas

Preparación:

Calentamos el agua en un cazo y disolvemos el azúcar y la gelatina neutra.

Una vez disuelta añadimos el sobre de gelatina de sabor y removemos bien con unas varillas hasta que vaya espesando. Estará en su punto cuando al sacar las varillas se forme hilillos de gelatina.

Vertemos la mezcla en un cuenco grande y dejamos templar. Es importante que temple y no que se enfríe del todo. No debe cuajar. El color será rojo, como el de la gelatina.

Cuando la mezcla ya haya templado, montamos con las varillas eléctricas a velocidad media hasta que nuestra mezcla empiece a tener aspecto de merengue y el color cambie a rosa chicle.

Cubrimos un recipiente con abundante azúcar glas y vertemos nuestra mezcla. Cuando haya enfriado, espolvoreamos nuevamente con azúcar glas y la sacamos del molde.

Cortamos con la forma que queramos y espolvoreamos los bordes con azúcar glas, así no se nos pegarán.

Esta receta es para golosos, golosos.

Categorías:Con las Teclas en la Masa, RecetasEtiquetas: , , , , , ,

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s