El chico que entraba al cine por pintar

Última Cena

El primer “sueldo” que recibió Renato Casaro por sus dibujos fueron unas entradas de cine, cuando tenía 17 años. A partir de ahí, consiguió lo que muchos buscamos, aunar su profesión y su talento con su afición preferida: el cine. Y de sus dedos y pinceles, de sus ojos, comenzaron a surgir ilustraciones para películas, algunas de ellas más olvidables que sus dibujos.

Sin que supiéramos su nombre, sus carteles ilustraron muchas de esas películas que nos acompañaron hace 20 años (y más, sí, y más) desde las marquesinas de esos cines donde íbamos los domingos por la tarde a mirar sueños en una pantalla, antes de que el Photoshop y el 3D entrará en escena.

Y después ha ido haciendo homenajes a todos esos sueños que fueron entrando por los ojos y pasando por el alma, ilustrando una Academia de Atenas repleta de ellos, o una Última Cena donde Norma Jean se iba a dormir y no a la tumba. Una delicia y una envidia. Joderquebuenoes.

Categorías:Cine en Sala 66, Ilustracion, JoderquebuenoesEtiquetas: , , , , ,

14 Comments

  1. jaja siempre me ha gustado esa ilustración en la que están todos los mitos de hollywood en una viga sentados, pero mira por donde no sabía de quién era, jaja genial.

    Y la última cena tb. me encanta. Bezos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s